29 de abril de 2013 / 11:43 p.m.

Santiago • El precandidato presidencial Laurence Golborne, famoso por encabezar el rescate de 33 mineros que quedaron atrapados en una mina en el desierto de Atacama en 2010, renunció el lunes a la carrera electoral luego de que un diario revelara que posee cuentas bancarias en un paraíso fiscal.

A los pocos minutos la centroderechista Unión Demócrata Independiente, por la que competía Golborne, nombró como su reemplazo al ministro de Economía, Pablo Longueira, quien siempre ha tenido aspiraciones presidenciales y es muy respetado en su colectividad.

La renuncia de Golborne sucede después de que la justicia obligara a un hipermercado a devolver dineros por cobros abusivos realizados a varios de sus clientes, cuando Golborne era su gerente.

La decisión ahonda la crisis política que padece la centroderecha chilena, mientras la centroizquierda está detrás de la ex presidenta Michelle Bachelet (2006-2010) en las elecciones primarias del 30 de junio y en los comicios presidenciales del 17 de noviembre.

Golborne, que competía por la representación del oficialismo con el apoyo de un partido ultraconservador, en el que no milita, parecía dejar sólo al ex ministro de Defensa Andrés Allamand, del centroderechista Renovación Nacional, pero la Unión Democrática sacó de inmediato su as debajo de la manga.

Allamand carece del carisma de su adversaria, pero tiene una vasta experiencia política."En este momento yo bajo mi candidatura a cualquier forma de postulación", dijo Golborne, que se presentó en la sede de ese partido.

Agregó que el objetivo de que la centroderecha siga en el poder sólo se conseguirá con la unidad e insistió en que el oficialismo debe participar en primarias.

Patricio Melero, presidente de la colectividad política, le respondió en medio de los aplausos de los consejeros y parlamentarios presentes, "sabíamos que eras grande cuando te proclamamos, hoy eres un gigante".

Los problemas de Golborne empezaron la semana última cuando un fallo de la Corte Suprema determinó que el hipermercado Jumbo debe devolver 70 millones de dólares a poco más de 608 mil clientes a quienes les subió el cobro de mantención de su tarjeta en 500 pesos mensuales, 1 dólar actual, en lo que fue estimado "un cobro abusivo" por la justicia.

Golborne, que era el gerente general, dijo primero que sólo había obedecido órdenes al respecto pero en una emisión estelar del canal estatal admitió la noche del domingo que estuvo entre quienes le recomendaron a la junta directiva de la compañía Cencosud, dueños de Jumbo, Easy y otras tiendas, aplicar el alza y utilizar una disposición legal que permitía que, si transcurrían 60 días sin rechazos de los clientes, se daba por entendida su aceptación.

Este hecho afectó su imagen de un esforzado hombre de clase media que puede surgir y escalar posiciones sociales de abajo.

El fin de semana también se conoció que tiene cuentas en las Islas Vírgenes, un conocido paraíso fiscal. Ninguna de las dos situaciones es ilegal, pero afectaron su candidatura.

Dirigentes de la Unión Demócrata culparon a Allamand por la crisis, porque él le había dicho a Golborne que debía asumir las consecuencias de sus actos, en alusión al fallo de la Corte Suprema.

El senador Jovino Novoa dijo que las relaciones con el partido Renovación Nacional quedaron muy dañadas.

AP