22 de noviembre de 2013 / 12:36 a.m.

Minnesota.- Los rescatistas trabajaron frenéticamente el jueves para liberar a cinco niños atrapados en un auto sumergido en agua gélida, y tuvieron que romper las ventanas para alcanzar a los pequeños mientras arrastraban el vehículo fuera del estanque al que cayó tras resbalar desde una rampa de salida de una autopista.

El auto estuvo debajo del agua hasta por 45 minutos después del accidente. La portavoz de la ciudad de St. Louis Park Jamie Zwilling dijo que los niños estaban inconscientes. No se conocía su condición, y las autoridades no proporcionaron detalles sobre la forma en que lograron sobrevivir.

La conductora —madre y madrastra de los niños— pudo escapar. Un testigo la vio en el estanque, pidiendo ayuda a gritos.

"El coche estaba bajo el agua, y ella debe haber estado parada sobre el techo" dijo al St. Paul Pioneer Press Jeff Robertson, quien vive en un edificio de apartamentos cercano. "El agua le daba en las rodillas".

El teniente de la Patrulla Estatal de Minnesota Eric Roeske dijo que el coche cayó por una pendiente hasta el estanque. Añadió que no había barandilla.

La conductora fue identificada como Marion Guerrido, de 23 años. La Patrulla Estatal de Minnesota dijo que las edades de los niños comprendían entre 1 y 7 años.

Roeske dijo que la primera víctima fue sacada del agua unos 25 minutos después de que se reportó el accidente. El último niño no pudo ser rescatado hasta que llevaba en el agua 45 minutos.

Los transeúntes trataron de rescatar a los niños antes de que llegara la policía, pero el auto estaba sumergido en el agua casi congelada.

El agua gélida llegaba al cuello de un rescatista improvisado que se paró en el techo del coche, dijo Roeske.

Añadió que los investigadores estaban tratando de determinar si la velocidad fue un factor en el accidente, y que no había ningún indicio de que Guerrido hubiera conducido deliberadamente hacia el agua. No se encontraron rastros de alcohol en su cuerpo.

AP