28 de agosto de 2013 / 01:31 a.m.

 

SAN PETERSBURGO • La policía incautó un cuadro del presidente de Rusia y el primer ministro en ropa interior femenina en una galería en San Petersburgo, diciendo que la obra satírica había violado leyes no especificadas.

Las autoridades también retiraron una fotografía del líder de la Iglesia Ortodoxa Rusia, con el torso cubierto de tatuajes, y otras dos personas burlándose de los legisladores que respaldaron una ley que prohíbe la llamada propaganda gay, dijo personal de la galería.

El servicio de policía dijo que había tomado las obras de la galería "Museo del Poder" -localizada en dos habitaciones de un piso - a última hora del lunes después de recibir informes de que eran ilegales.

No ofreció más detalles pero Rusia tiene una ley que prohíbe los insultos a las autoridades, una ofensa que supone una pena de cárcel máxima de un año.Una pintura mostraba al presidente Vladimir Putin vistiendo un negligé ajustado y cepillando el pelo del primer ministro Dmitry Medvedev, ataviado con bragas y un sujetador.

El diputado por San Petersburgo Vitaly Mironov, cuyo rostro fue combinado con la bandera arco iris del movimiento por los derechos de los homosexuales en una de las obras, dijo a Reuters que las imágenes eran inapropiadas y "de un carácter claramente pornográfico".San Petersburgo, que la próxima semana acogerá a líderes mundiales en la cumbre del G-20, fue una de las primeras ciudades rusas en introducir una ley para prohibir la difusión de "propaganda gay".

El Parlamento ruso ha adoptado también una ley similar, lo que provocó protestas desde el extranjero y llamamientos a boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno que el país organiza en Sochi, al borde del Mar Negro, en febrero.

El galerista Alexander Donskoy dijo que las autoridades también habían cerrado su establecimiento y no le dieron ninguna explicación sobre la retirada de los cuadros de la exposición, titulada "Líderes".

"Este es un embargo (ilegal)", dijo a Reuters. "No se nos ha dado ningún documento oficial prohibiéndonos trabajar y ningún recibo confirmando que nuestro dinero en efectivo había sido incautado", sostuvo, (Reporte de Liza Dobkina; Escrito por Alexei Anishchuk. Traducido por Redacción de Madrid. Editado en español por Marion Giraldo).

REUTERS