NOTIMEX
28 de julio de 2016 / 03:14 p.m.

LOS ÁNGELES.- El director Baz Luhrmann decidió encontrar el desarrollo musical de la época disco en los suburbios del Bronx, en su nueva serie "The get down", y afirmó que fue un momento en que estos jóvenes tuvieron iniciativa y creatividad para realizar sus propios sonidos.

"Todo lo que me parecía fascinante, es decir la música, el arte y las películas provenían de Nueva York", explicó el australiano que llevaba casi dos años tratando de levantar el proyecto que finalmente se estrenará el próximo 12 de agosto a través de Netflix.

Recordó que fue en un viaje a París hace casi 10 años, cuando vio una foto de un par de jóvenes bailando break-dance cuando surgió la duda acerca de dónde y cómo se gestó este género del hip hop.

La historia pretende reconocer esos recovecos de la cultura juvenil de 1977 en el Bronx, en la que los jóvenes aspiraban a ser reconocidos en una época en la que se gestaba un nuevo camino en la música de una industria que sería prometedora y era a partir de ella que podrían reconocer su propia identidad.

“Estuve esperando por este momento por tanto tiempo, era una historia que tenía que ser contada, estos eran los años ‘perdidos' de lo que se convertiría en un negocio billonario”, mencionó Grandmaster Flash, músico pionero del género que ayudó en el proceso de producción y documentación para la serie.

Flash recordó que no tenían instrumentos para producir su propia música, por lo que tenían que hacer uso de estas consolas y mezcladoras para crear los beats que pudieran simular un sonido distinto.

“Estábamos creando nuestra propia música, teníamos la oportunidad de crear algo que podríamos disfrutar nosotros. Todo el mundo sabe la fórmula, pero es importante el conocer las raíces, el trasfondo”, reconoció.

Nelson George, el productor ejecutivo, aseguró que actualmente se cuenta con todo un dispositivo tecnológico que hace más fácil manipular la música, pero en su momento tuvieron que improvisar para poder crear su propio estilo.

Luhrmann dijo que buscó el punto de vista de los jóvenes de esa época para conocer qué les interesaba trasmitir y qué deseaban decir a toda la generación que vivió esta transición de la música disco.

La serie ha sido una de las más caras con una inversión de 120 millones de dólares por 13 episodios.