AP
28 de octubre de 2016 / 02:36 p.m.

ESPECIAL.- Bryan Cranston parece tan apartado del homicida Walter White que uno se pregunta cómo logró canalizar tanta oscuridad con una ferocidad digna del Emmy en Breaking Bad.

Pero en su nuevo libro de memorias, "A Life in Parts", Cranston detalla un incidente de la vida real que lo ayudó a meterse en su personaje: una exnovia trastornada que lo amenazó de muerte y lo llevó a tener pensamientos violentos hacia ella.

"Ella amenazó con matarme, era una cosa constante y hubo momentos en los que pensé que me estaba enloqueciendo", dijo Cranston, quien más tarde se casó con la actriz Robin Dearden, con la que ha estado 27 años.

Es uno de los momentos más reveladores del libro, publicado a principios de mes. El actor ganador de cuatro premios Emmy cubre de todo, desde su niñez hasta su emblemático papel en Breaking Bad y sus retos personales. Cranston, de 60 años, conversó sobre algunos de esos momentos en una entrevista.

Sobre su mala experiencia con su ex novia aseguró que se sintió capaz de matar a alguien.

"Estaba atemorizado, me sentía como un animal atrapado y me di cuenta de que era capaz de matar a alguien. La experiencia me ayudó a desarrollar a Walter White en su transición, porque Walter tuvo que aceptar eso mismo.

Que él era de hecho un buen tipo, pero al hacer la transición a un tipo no tan bueno ... pudo ser honesto consigo mismo y decir, 'Sí, puedo quitarle la vida a alguien', y eso es algo difícil de decirle a la persona en el espejo", cuenta.

Cranston también habló acerca de la razón por la que decidió escribir un libro en este momento de su vida.

"Estoy consciente desde un punto objetivo de que la ola del tsunami que creó 'Breaking Bad' también creó una oportunidad tremenda para mí. Existe un pico y un valle en las carreras y eso incluye la fama; si uno tiene la suerte de montarse en la ola de la fama hasta estancarse, no va a durar allí. ... Creo que simplemente es la ética laboral de obrero con la que me criaron".

Por otro lado, en su libro confesó que su padre no estaba satisfecho con el hecho de ser actor y reveló la razón por la que él se convirtió en actor.

"Estaba en mi ADN. Mis padres fueron ambos actores, así que es parte de eso. En este sentido me estaba metiendo realmente en el negocio de la familia, lo que es muy común.

La tormenta que atravesó mi padre, y por extensión los hijos, fue profunda y desastrosa para el matrimonio, para la familia".

Respecto a su edad y su trayectoria mencionó que aprovecha cada momento de su vida para trabajar.

"Mientras el sol brille hay que aprovechar, porque en algún momento será el ocaso de mi carrera y, cuando eso suceda, quiero estar exhausto. Quiero estar listo de hecho y decir, 'tuve una buena racha, no me arrepiento de nada, estoy listo para retirarme'".