EFE
12 de septiembre de 2013 / 10:02 p.m.

Asunción • El Gobierno paraguayo reveló hoy el nombre de ocho supuestos integrantes del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), al que atribuye un reciente asesinato de cinco guardias de una hacienda en el interior del país.

El ministro de Interior de Paraguay, Francisco de Vargas, dijo hoy en rueda de prensa que por cada una de estas personas pesa una orden de captura por haber pertenecido al "grupo logístico" del EPP y por formar parte actualmente del grupo armado.

El Gobierno ofrece una recompensa de cien millones de guaraníes (poco más de 22 mil dólares) a quien pueda colaborar con la investigación para detener a las ocho personas buscadas.

"Se garantiza absoluta reserva con respecto a las identidades de todas aquellas personas que se acerquen a colaborar con la investigación. Toda información va a ser verificada y la recompensa será otorgada de acuerdo a los resultados", expresó De Vargas.

El pasado 17 de agosto, cinco guardias de seguridad de una hacienda ganadera de una empresa brasileña en San Pedro fallecieron en un supuesto ataque del EPP, lo que elevó a unos 30 los muertos atribuidos por el Gobierno al grupo desde 2005.

La acción atribuida al EPP en San Pedro ocurrió dos días después de que el empresario Horacio Cartes asumiera la Presidencia de Paraguay. Cartes resolvió de inmediato el envío de fuerzas militares a la zona, que ahora ocupan los departamentos de Concepción (centro), San Pedro (norte) y Amambay, fronterizo con Brasil.

Los presuntos integrantes del grupo armado son: Albino Ramón Jara Larrea, Alfredo Jara Larrea, Esteban Marín López, Rudy Ruiz Sosa, Luciano Arguello, Claudelino Silva Cáceres, Silverio Acosta Zacarías y Lucio Silva.

El ministro anunció que tienen "indicios que coordinados con otros que ya se han tenido tiempo atrás, han redundado en fundamentos para librar ordenes de captura y formular imputación contra estas personas".

En la misma conferencia de prensa, el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, instó a los ciudadanos a colaborar. "Debemos combatir juntos al EPP", afirmó. La policía mantiene su oferta de recompensa por otros cinco componentes del grupo radical izquierdista, que ya ha dado muerte a 31 personas desde que comenzó a operar en 2007, diez de ellos policías.