BANG SHOWBIZ
6 de agosto de 2014 / 03:26 p.m.

 

Los Ángeles.- Aunque su gran sueño siempre ha sido convertirse en propietaria de un equipo de fútbol británico, la cantante Rihanna habría preferido iniciar su andadura como empresaria en el mundo del deporte rey fundando una escuela de fútbol en Barbados, un proyecto para el que estaría dejándose aconsejar por su amigo, el futbolista del Chelsea, Didier Drogba. "Al principio pensábamos que la idea de Rihanna de formar parte de la industria del fútbol era algo pasajero, que olvidaría pronto. Luego creímos que seguía empeñada por el Mundial de Brasil. Pero ahora todo está tomando forma y se ha puesto muy en serio con ello. Su idea es fundar una escuela de fútbol en Barbados. Y más adelante, su gran sueño sería involucrarse como empresaria en algún club de Reino Unido", aseguró una fuente al periódico Daily Star.Pese a que la propia Rihanna se ha declarado en numerosas ocasiones seguidora incondicional del Liverpool, no tendría ningún problema en colaborar con algún equipo estadounidense si sus planes futbolísticos no llegaran a buen puerto en Inglaterra. "Reino Unido es como su segunda casa, pero ha dado a entender que podría hacer algo con un equipo de Los Ángeles", añadió el mismo informante.Sin duda, la noticia de sus ambiciones futbolísticas no supondrá ninguna sorpresa para sus seguidores, quienes pudieron comprobar la devoción que siente por la selección de Barbados durante el pasado Mundial de Brasil, durante el que no paró de publicar imágenes para apoyar al combinado de su tierra natal. Eso sí, tras la estrepitosa derrota ante Alemania con un 7-1, Rihanna demostró que sabe aceptar la derrota con clase al convertir al equipo germano en su favorito durante el resto del torneo.Pero la diva del pop no ha sido la única estrella de la música que ha mostrado interés en desarrollar proyectos con los clubs del fútbol inglés, puesto que recientemente el rapero Snoop Dog se planteaba invertir en el equipo escocés Glasgow Celtic, mientras que al productor P. Diddy se le atribuyó en 2010 la intención de comprar el club Crystal Palace porque le gustaba su nombre.

 

Foto: Especial