4 de junio de 2014 / 03:05 p.m.

México.- Ringling Bros. and Barnum & Bailey Circus muestra el amor, cariño y cuidado que le tiene a sus animales, que son parte de las estrellas de su espectáculo, que lo ha convertido en uno de los circos de mayor tradición.

En los últimos años, la visión sobre los animales en el circo se ha transformado, debido a que muchas organizaciones protectoras han alzado la voz, en demanda de que sean alejados de los escenarios circenses.

Por ello, Ringling Bros. abre sus puertas a Notimex para develar sus secretos sobre el amor y cuidado con que son entrenados sus animales, que son considerados como parte de la familia circense, que nació hace 143 años y que hoy es pionera en tener un centro de conservación de elefantes, además de apoyar a grupos que protegen a los tigres.

"Nosotros también estamos en contra del maltrato animal, pero a favor de su cuidado que es lo que hacemos a diario con los animales que viven con nosotros; dando vida a este espectáculo, que es aplaudido por miles de personas en todo el mundo", dijo el entrenador Taba Maluenda.

El chileno, quien tuvo sus inicios en el circo de Los Hermanos Fuentes Gasca, ahora es parte de la familia Ringling, por lo que mostró cómo cuidan a sus estrellas que con disciplina, amor y respeto aprenden.

"Al igual que las personas, los elefantes y los tigres tienen habilidades y una personalidad propia, que desde pequeños manifiestan y es ahí donde uno como entrenador ve sus cualidades y las posibilidades de que sean artistas", explicó.

"No golpes, sólo respeto y cariño es lo que se da a estos animales", dijo Taba, quien a través de premios es como hace que ellos aprendan, aunque también les brindan su espacio para que se desarrollen de manera sana.

Mientras presentan algunas suertes que han aprendido estos mamíferos, recalcó el chileno que al concluir su ciclo en circo los elefantes son enviados al Centro de Conservación de Ringling Bros.

"Desde los dos años se empiezan a entrenar los elefantes indianos, que cuentan con una dieta balanceada y están supervisados las 24 horas por una veterinaria que viaja con ellos a todas partes", dijo Taba, al puntualizar que estos animales sólo trabajan ocho minutos en el escenario y hacen algunos ensayos.

"Todos los días son aseados y revisados, no sólo cuando hay visitas. Aquí ellos gracias al cuidado que se les tiene han logrado vivir hasta 85 años, cuando su estimado de vida es de 60", detalló el entrenador, mientras los elefantes se refrescan en la grandes carpas montadas en la Arena Ciudad de México, donde se presentan del 28 mayo al 8 de junio.

Destacó que hay elefantes de dos a 57 años, que hoy en día son el deleite del público de todas edades.

"Disciplina y respeto es la clave", dijo el chileno, quien cuenta con una larga tradición circense, está rodeado por un gran equipo y tiene otro exclusivo para los tigres.

Asimismo, dejó en claro que él no es un domador, sino un entrenador, que ha tratado de estar a la vanguardia en técnicas para enseñar a sus animales, "quien entrena tigres no es el más fuerte, sino tiene que ser listo para estar a la cabeza de la manada, ya que son 18 de ellos en escena".

"Desde hace 10 años pertenezco a esta empresa y con orgullo digo que los latinos no tenemos nada que envidiar a los entrenadores europeos", añadió Taba, quien dio una probadita de lo que es el espectáculo con tigres.

Con cuatro felinos de diferentes razas, dio una muestra de cómo a través de disciplina y de respeto, puede enseñar a los tigres de 300 libras a obedecer y hacer lo que les pide.

"El fuete no tiene nada en la punta que los lastime, sólo se usa para llamar su atención y con varas de bambú se les da su premio, un pedazo de carne, esto también por precaución ya que no hay que olvidar que los tigres tienen todas sus garras y dientes", explicó.

Destacó que los felinos son entrenados desde pequeños y toma cerca de un año su capacitación total, ya que además de aprender las rutinas, deben de acostumbrarse a las luces, a la gente y a la música.

"En caso de que no les guste son sacados del espectáculo y enviados a centros de conservación. El circo invierte mucho dinero para que los animales estén bien aunque no estén activos", explicó Taba, quien invita a conocer el circo y a sus artistas, que por 143 años han robado las risas del público.

FOTO: Notimex

NOTIMEX