28 de octubre de 2014 / 12:44 a.m.

San Francisco.- El rostro sonriente de Robin Williams, en una variedad de sus personajes conocidos más entrañables, adornó la gran pantalla en el AT&T Park en un conmovedor homenaje al fallecido actor y comediante durante el quinto juego de la Serie Mundial.

Zak Williams, su hijo mayor, hizo un emotivo primer lanzamiento a Billy Crystal para dar inicio al juego entre Los Gigantes de San Francisco, del que el actor era hincha, y los Reales de Kansas City el domingo por la noche.

Acompañado por sus hermanos Zelda y Cody, Zak encontró el guante de Crystal con evidente alegría, levantando ambos brazos al aire antes de acercarse al laureado comediante y amigo cercano de su padre para darle un abrazo.

Un homenaje especial para Williams en la gran pizarra del jardín central incluyó escenas emblemáticas de sus películas así como fotografías de sus varias visitas al parque — una de ellas con el rey del jonrón Barry Bonds y el miembro del Salón de la Fama Willie Mays. También se exhibió un video de Williams dirigiendo a los hinchas en un coro antes de un partido, y Crystal animó a la multitud con su propio grito de "Play ball!".

"Nos sentimos honrados de estar aquí apoyando el homenaje a nuestro padre, alguien que amó su ciudad y en especial a los Gigantes", dijeron los hijos de Williams en un comunicado emitido por el equipo. "Para nosotros es un placer tremendo y algo un poco surrealista hacer el primer lanzamiento de un partido de la Serie Mundial para nuestro equipo al mejor amigo de nuestro papá. No podemos pensar en una mejor manera de celebrar su memoria. ¡Vamos Gigantes!".

Williams, quien vivió en el cercano condado de Marín, murió el 11 de agosto de un aparente suicidio. Tenía 63 años.

FOTO Y TEXTO: AP