28 de agosto de 2013 / 12:44 p.m.

Moscú • Rusia denunció que el proyecto de resolución que llevará hoy el Reino Unido al Consejo de Seguridad de la ONU para pedir la autorización de una intervención militar en Siria es una maniobra táctica para luego justificar un ataque unilateral contra el régimen del presidente sirio Bachar al Asad.

"Tanto en Londres como en Washington han dicho que quieren la máxima legitimidad para un ataque a Siria. Suponen el resultado de su propuesta, pero lo importante para ellos es la formalidad de dirigirse al Consejo de Seguridad", señaló el jefe del comité de Asuntos Internacionales de la Duma o cámara de diputados rusa, Alexéi Pushkov.

El diputado, del oficialista partido Rusia Unida, aseguró a la agencia Interfax que la propuesta de Londres persigue justificar la inminente operación militar sin mandato de la ONU con el argumento de que incluso a última hora se intentó convencer al Consejo de Seguridad sobre la necesidad de intervenir en Siria.

"Quieren mostrar que toman en cuenta al Consejo de Seguridad. Se puede incluso prever el devenir de los acontecimientos. Si la resolución propuesta por Londres es rechazada, Estados Unidos y Reino Unido dirán que están seguros de sus razones y de la necesidad de atacar Siria", apuntó Pushkov.

Mientras, el jefe del Consejo de Política Exterior y Defensa ruso, Fiodor Lukiánov, manifestó que el proyecto de resolución británico, que en palabras de Cameron pide autorización para tomar las "medidas necesarias para proteger a los civiles" en Siria, será vetado como en otras ocasiones por Rusia y China.

"Es del todo obvio que Rusia y China no permitirán su aprobación, y creo que la propuesta de esta resolución es una mera formalidad para Reino Unido, EEUU y otros partidarios de la intervención militar", señaló.

El destacado analista político ruso cree que los países de la alianza contra Al Asad "necesitan que (la resolución) sea formalmente rechazada para poder decir que la postura destructiva de algunos países no les permite hacerlo de acuerdo al procedimiento, y dado que no pueden seguir inactivos deben intervenir en base a sus propias decisiones".

"Atendiendo a la retórica que se oye, es imposible esperar que renuncien (a sus planes) sin el mandato de la ONU. Hay mucho en juego, sobre todo el prestigio de EU. Si Obama ya ha dicho que la línea roja son las armas químicas, debe intervenir ajeno al grado de legitimidad para demostrar su propia valía", concluyó Lukiánov.

Aunque tanto en Londres como en Washington reiteran que la decisión no está tomada, todo apunta a un ataque inminente desde mar y aire contra instalaciones vitales para el sustento militar del régimen sirio, en castigo por el presunto uso de armas químicas en las afueras de Damasco

 — EFE