11 de mayo de 2013 / 02:49 p.m.

Washington DC -Baltimore • Rusia ocultó en 2011 una información clave sobre la radicalización del mayor de los hermanos sospechosos del atentado del pasado 15 de abril en Boston, según indicaron hoy funcionarios estadunidenses al diario Wall Street Journal.

La alerta que las autoridades rusas enviaron hace dos años al FBI sobre Tamerlan Tsarnaev, fallecido días después del ataque en la maratón de Boston, estaba motivada en parte por unos mensajes de texto de los que Moscú decidió no informar, informó el rotativo en su edición digital.

Los funcionarios estadunidenses consideran esos mensajes de texto, enviados por la madre de los hermanos a uno de sus parientes, la "más importante" en una serie de señales perdidas entre los dos países, cuyos servicios de inteligencia arrastran una cultura de desconfianza.

En los mensajes, la madre, Zubeidat Tsarnaeva, insinuaba que Tamerlán estaba interesado en unirse a grupos militantes a los que Rusia acusa de ataques en la región del Cáucaso, de acuerdo con los funcionarios, que pidieron el anonimato. Al menos uno de los mensajes hablaba "en términos generales de la yihad", aunque sin mencionar específicamente planes terroristas.

Según los funcionarios, esa información habría provocado una investigación más a fondo de Tsarnaev, que junto a su hermano menor, Dzhokhar Tsarnaev, es sospechoso de haber colocado las dos bombas que estallaron el pasado 15 de abril en la recta final del maratón de Boston, causando la muerte a tres personas y heridas a unas 280.

Esos datos "habrían permitido a la Oficina (Federal de Investigaciones, FBI) abrir una investigación en la que podrían seguir el rastro a las conversaciones (de Tsarnaev)", dijo al diario el congresista Mike Rogers, que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara baja.

"Para mí, fue entonces cuando realmente se perdió la oportunidad" de prevenir el atentado, agregó Rogers. Estados Unidos recibió la información sobre los mensajes alrededor de una semana después de los ataques. Los funcionarios aseguraron además que, tras recibir la alerta de Rusia, el FBI pidió en tres ocasiones más información al respecto y no recibió ninguna.

Durante los seis meses que pasó en la región norcaucasiana de Daguestán en 2012, Tamerlan se reunió con un militante conocido, según informaron al diario funcionarios de esa provincia rusa. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo al rotativo que en 2011, Moscú "no podía tener información detallada sobre él porque no vivía en territorio ruso".

La madre de los hermanos Tsarnaev también fue entrevistada por el periódico y aseguró que a menudo se comunica por mensajes de texto con sus parientes, pero no sabía cuáles podían haber alarmado a las autoridades. Negó que conociera cualquier intento de su hijo de unirse a un grupo rebelde.

El mayor de los Tsarnaev falleció tras un tiroteo con la policía en la madrugada del 19 de abril, mientras que su hermano consiguió ocultarse en una localidad cercana a Boston durante unas horas más hasta que fue detenido con heridas graves, de las que se recupera en una prisión.

De otra parte, la prensa estadunidense informó hoy que los restos de Tamerlan Tsarnaev fueron enterrados en un cementerio musulmán fuera de la ciudad de Richmond en Virginia (este). SegúnThe Richmond Times-Dispatch, el cuerpo de Tamerlan Tsarnaev fue enterrado el jueves en el cementerio Al-Barzakh de Doswell, pequeña localidad rural de dos mil habitantes situada cerca de la capital del estado, Richmond.

El sitio internet del diario muestra la foto de un cuadrado de tierra sin ninguna placa, recubierto de un puñado de rosas rojas. Hasta el principio de la semana ningún cementerio de Massachusetts había aceptado enterrar el cuerpo de Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, muerto el 18 de abril.

"Como resultado de nuestro pedido de ayuda público, un individuo lleno de compasión y coraje se manifestó y suministró la ayuda necesaria para enterrar de la forma debida al difunto", declaró la Policía de Worcester en Massachusetts (noreste), sin precisar el lugar exacto del entierro.

Representantes de los servicios funerarios islámicos de Virginia habrían gestionado el entierro junto a una fiel de la Iglesia Metodista, Martha Mullen. Esta última declaró al Boston Globe que decidió involucrarse tras enterarse el martes que las ciudades de Boston y de Cambridge no autorizaban el entierro en sus respectivas jurisdicciones.

"Jesús dice: 'amen a vuestros enemigos'", explicó Mullen al Boston Globe. "Estaba sentada en Starbucks y me dije: tal vez sea yo la que deba hacer algo", agregó.

EFE