19 de junio de 2013 / 10:00 p.m.

El presidente dijo que quiere recortar el número de armas nucleares estadounidenses en un tercio, lo que reduciría el arsenal a entre 1.000 y 1.100 armas.

 

WASHINGTON — Al afirmar que quiere negociar con Rusia unas nuevas reducciones del armamento nuclear en lugar de hacerlo unilateralmente, el presidente Barack Obama está pidiendo colaboración a un ex enemigo en la Guerra Fría que no ha demostrado la menor disposición a aceptar el pedido.

Esto no significa que Estados Unidos no reducirá gradualmente su arsenal más allá de lo que requiere el tratado con Rusia que entró en vigencia hace dos años. Probablemente lo hará.

Pero tal vez no suceda durante la presidencia de Obama.

El presidente dijo en Berlín el miércoles que quiere recortar el número de armas nucleares estadounidenses en un tercio, lo que reduciría el arsenal a entre 1.000 y 1.100 armas.

Dijo que "buscará recortes negociados" con Rusia, un enfoque que algunos promotores del desarme nuclear califican de callejón sin salida.

Bruce Blair, cofundador de Global Zero, un grupo internacional que intercede a favor de la eventual eliminación de las armas nucleares, dijo que negociar un nuevo tratado con Moscú sería "prácticamente una sentencia de muerte al control de armas" en parte porque existe una oposición fuerte en el Senado a realizar más reducciones a las armas nucleares de Estados Unidos.

Esos opositores no perdieron tiempo en denunciar el plan de Obama.

La senadora republicana Kelly Ayotte lo calificó como "equivocado y peligroso". El senador Mike Enzi, legislador republicano de Wyoming cuyo estado alberga una de las tres bases militares de misiles balísticos intercontinentales, acusó a Obama de tratar de "apaciguar" a Rusia prestando muy poca atención a las amenazas nucleares de Corea del Norte e Irán.

El senador republicano Bob Corker, quien se opone a los recortes nucleares, dijo que el secretario de Estado John Kerry le aseguró el martes que cualquier reducción adicional ocurriría en negociaciones del tratado con Rusia, sujetas a la ratificación del Senado.

Por otro lado, el gobierno ruso parece tener poco interés en involucrarse en negociaciones de armas nucleares bajo términos que favorecen a los estadounidenses, a saber: que las reducciones incluyan una gran cantidad de misiles nucleares rusos dentro del rango de aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Europa, como la República Checa, que perteneció alguna vez al bloque soviético. Los rusos además quieren que cualquier negociación nuclear incluya a otras potencias como China y Gran Bretaña.

(AP)