AGENCIAS
27 de agosto de 2013 / 01:11 p.m.

Nueva York, Damaco • El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo ayer en una conversación telefónica al primer ministro británico, David Cameron, que aún no existen pruebas de que el gobierno del presidente sirio Bashar al Asad haya usado armas químicas contra los rebeldes, anunció Downing Street, despacho y residencia oficial de Cameron.

 

Cameron respondió que hay "pocas dudas" sobre que el gobierno de Damasco llevó a cabo un ataque químico el pasado miércoles cerca de la capital siria, según un informe de la conversación entre los dos dirigentes.

 

El jefe del gobierno británico expresó sus dudas sobre la capacidad de los rebeldes para realizar un ataque de este tipo y destacó que, durante los días previos al 21 de agosto, el gobierno lanzó una gran ofensiva en la zona.

 

Ayer los inspectores de Naciones Unidas (ONU) recogieron "valiosas" pruebas en la zona donde se perpetró el ataque después de que su convoy fue atacado por francotiradores, informó una fuente oficial.

 

“Ha sido un día muy productivo y una vez hechas sus evaluaciones el equipo tiene la intención de seguir el trabajo mañana (hoy)”, dijo Farhan Haq, vocero de la ONU.

 

El equipo, que llegó a Damasco el pasado 18 dirigido por el sueco Aake Sellström, “ya está reuniendo valiosas pruebas”, precisó.

 

El titular de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que pese a las “circunstancias muy peligrosas”, los expertos “pudieron visitar dos hospitales, entrevistar a testigos, supervivientes, médicos y también recolectar pruebas”.

 

Habrá que “esperar un poco para tener la primera reacción del doctor Sellström” sobre las pruebas recogidas, dijo Ban y anunció que el organismo emitió una “firme protesta” ante las autoridades sirias y la oposición por los disparos contra el convoy de los inspectores.

 

Mientras, el gobierno de Estados Unidos afirmó que la utilización de armas químicas cerca de Damasco es “innegable” y que ya estudia una respuesta ante la situación, pero no confirmó si planea alguna intervención militar.

 

“Hemos visto, como ha dicho el secretario de Estado, John Kerry, los horrendos resultados del uso de armas químicas. La evidencia es innegable a una gran escala y con resultados repugnantes”, dijo el vocero de la Casa Blanca Jay Carney.

 

“De lo que hablamos es de ofrecer una respuesta a una clara violación de una norma internacional”, dijo Carney y agregó que el presidente Barack Obama evalúa la situación con su equipo de seguridad, de inteligencia y sus aliados.

 

“El gobierno consulta activamente con los miembros del Congreso y continuará manteniendo estas conversaciones en los próximos días”, confirmó el canciller estadunidense.

 

Brendan Buck, portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, afirmó que "ha habido comunicaciones preliminares con la Casa Blanca sobre la situación en Siria y cualquier respuesta potencial por parte de Estados Unidos".

 

Si el presidente ordenara una operación o el despliegue de soldados en caso de "hostilidades" u "hostilidades inminentes", en teoría debe obtener una autorización del Congreso para mantenerla por más de 60 días.

 

En tanto, el ministro sirio de Información, Omran al Zubi, negó toda utilización de armas químicas por parte del gobierno y dijo que está a la espera de las conclusiones de la misión de la ONU.

 

En entrevista divulgada por el canal France 24 desde Damasco, el ministro aseguró que quienes utilizaron armas químicas en Siria fueron "grupos terroristas".

 

"“Ellos fueron quienes llevaron las armas a Siria", ya que "ciertos países como Turquía, Arabia Saudí y ciertos países europeos" los abastecen, añadió Al Zubi.

 

 

Asad advierte a EU

- El presidente Bashar al Asad advirtió al gobierno estadunidense que cualquier acción militar contra Siria está condenada “al fracaso”, y calificó de “insensatas” las acusaciones sobre un supuesto ataque químico contra una zona rebelde.

 

- Al Asad criticó las acusaciones de los países occidentales, afirmando que acusar a su gobierno antes de llevar a cabo una investigación es contrario al “sentido común”.

 

- "Las declaraciones realizadas por políticos en Estados Unidos y Occidente son un insulto al sentido común", declaró el líder sirio en entrevista con el diario ruso Izvestia.