21 de abril de 2013 / 04:32 p.m.

Hong Kong • Un nuevo sismo de 5.4 grados en la escala de Richter sacudió hoy la sureña provincia china de Sichuan, en la misma zona devastada por el terremoto de ayer, que ha dejado hasta ahora 186 muertos, 21 desaparecidos y más de 11 mil 300 heridos.

El Centro de Redes de Terremotos de China informó que el fuerte sismo se registró alrededor de las 17:05 horas de Pekín (09:05 GMT) y se sintió en una vasta extensión de Sichuan, en el suroeste del gigante asiático, según un reporte de la agencia de noticias Xinhua.

El epicentro del nuevo sismo se ubicó en la zona fronteriza de la ciudad de Qionglai y Condado de Lushan, donde se produjo el terremoto de 7.0 grados de ayer sábado por la mañana, a 30.3 grados latitud norte y 103 longitud este con una profundidad de 17 kilómetros.

El nuevo temblor de tierra se registró en momentos en los que elementos del Ejército y equipos de civiles de socorro continúan este domingo el rescate de cuerpos y buscando a posibles sobrevivientes y llevando auxilio a las miles de familias que perdieron sus hogares.

Las labores de rescate y apoyo a los damnificados se concentran en torno a la localidad de Lushan, en Sichuan, y las comarcas vecinas, las más afectadas por el fuerte terremoto del sábado, que dejó más de 1.5 millones de personas afectadas.

El Centro de Comando de Emergencia provincial confirmó que hasta la tarde de este domingo se tenían contabilizados un total de 186 muertos a consecuencia del terremoto de ayer, 21 desaparecidos y 11 mil 393 heridos.

En un comunicado, el Centro destacó que las cifras son provisionales y que podrían aumentar en cuanto avance la remoción de los escombros de miles de viviendas destruidas por el terremoto o sepultadas por un deslizamiento de tierra.

Un total de 18 mil soldados y oficiales de Policía y miembros de reserva paramilitar han sido enviados a las zonas afectadas para apoyar a las víctimas con apoyo de 23 helicópteros, desde los que lanzan víveres y agua embotellada a los afectados de las zonas de difícil acceso.

El gobierno central de China informó este domingo que destinó un fondo de ayuda para los miles de damnificados del terremotos por un billón de yuanes, equivalentes a unos 160 millones dólares.

El fondo se utilizará para el rescate, la reubicación de las personas afectadas, para los tratamientos médicos y el pago de subsidios para las familias de las víctimas fatales, así como para la reparación de daños a la infraestructura.

En tanto, las autoridades chinas agradecieron este domingo a la comunidad internacional sus mensajes de solidaridad y su ofrecimiento de asistencia para las víctimas del devastador terremoto del sábado.

"El gobierno chino y el pueblo están sinceramente agradecidos a varios medios de asistencias ofrecida por algunos países", destacó el portavoz del ministerio chino del Exterior, Qin Gang.

En un comunicado, Qin destacó que el gobierno chino hará todo lo posible para llevar a cabo el rescate de los cuerpos y garantizar el apoyo a los damnificados, brindar tratamiento médico y suficientes materiales de rescate.

"El rescate extranjero y equipos médicos y materiales no son necesarias ahora", indicó el portavoz de cancillería y agregó que China hará en su tiempo las peticiones si es necesario.

NOTIMEX