IVÁN CASTAÑEDA/MILENIO DIGITAL
23 de septiembre de 2015 / 11:43 a.m.

México.- Sam Smith habló de tú a tú con sus seguidores, se sinceró, dejó cantar, gritar, hizo llorar, bailar y mostró su gran destreza vocal durante el concierto que dio la noche de este martes en el Auditorio Nacional, como parte de su gira 'In The Lonely Hour Tour'.

El multipremiado al Grammy llegó puntual a la cita, como buen británico, no se intimidó por las 10 mil personas que lo esperaban y detrás de un velo negro que cubría el escenario se postró seguro con los puños hacia abajo.

Los gritos ensordecedores no se hicieron esperar y tras unos segundos, el cantante se mostró con un atuendo negro y azul, sencillo, como su escenario, en el que lo acompañaban tres coristas y cinco músicos.

“Life Support” fue la primera canción que desató la energía del público; prácticamente todos jóvenes, que lo acompañaron en cada estrofa.

México, ¿cómo están? ¿Quieren pasar un buen rato?, quiero verlos cantar conmigo”, dijo Smith en la primera de sus intervenciones, mientras se regodeaba de un lado a otro en el escenario.

Su segunda canción “Together”, plagada de R&B, convenció a los oídos y “Leave Your Lover” estremeció los corazones de los presentes, que estuvieron atentos a cada palabra y movimiento del intérprete.

Así vivimos el primer concierto de SAM SMITH en nuestro escenario. Esto es "Stay with me".

Posted by Auditorio Nacional on Martes, 22 de septiembre de 2015

“Son muy ruidosos, esto es increíble. No saben lo feliz que soy de estar aquí”, expresó el cantante para después cantar el éxito “I’m Not The Only One”, que se colocó en las listas de popularidad el año pasado como una de las favoritas.

Entre espacios, el anfitrión hablaba con sus fans, les contaba del origen de sus canciones y en una de sus pláticas habló sobre cómo encontró la llave del éxito que lo ha consolidado como una de las nuevas promesas del pop.

“Lo hermoso de mi trabajo es que amo tenerlos cara a cara... cada una de mis canciones es una historia personal de mi vida, algo que me pasó.

“Antes de hacer este disco hacía la peor música, pero la llave para este disco fue ser honesto y ser yo mismo”, comentó provocando una gran ovación.

Después dijo que “I’ve Told You Now” la había compuesto en Londres totalmente borracho. En constantes ocasiones reiteraba su pasión por la música y su gusto.

“Nirvana” y “Like I Can” continuaron con el show y después de una pausa pasó a los cóvers con “Tears Dry On Their Own”, de Amy Winehouse, y “Le Freak”, de Chic.

La presentación de su disco The Lonely Hour siguió tras los tributos y antes de cantar “Not In That Way” y “Lay Me Down” explicó el origen.

“Me enamoré de un chico y rompió mi corazón y la única manera de superarlo era escribir música sobre eso. Quería hacer un disco para las personas que no están en una relación”, declaró.

Estas canciones no son mías, son de ustedes”, agregó para cerrar con “La La La” y “Money on My Mind”, los temas más rítmicos de su repertorio.

Ante la expectativa, regresó para despedirse definitivamente con “Latch”, de Disclosure, en acústico, y “Stay With Me”, con los celulares iluminando el Auditorio.