6 de febrero de 2013 / 09:18 p.m.

Una menor con un gran parecido a la niña británica desaparecida en 2007 en Portugal ha sido vista en Nueva Zelanda, según el diario The Daily Telegraph.

Londres • La Policía Metropolitana de Londres ha recibido la muestra de ADN de la niña vista en Nueva Zelanda con un supuesto gran parecido físico a Madeleine McCann, la menor británica desaparecida en 2007 en Portugal, informa hoy el periódico The Daily Telegraph.

Según informa hoy ese rotativo británico, Scotland Yard solicitó muestras de ADN después de que una niña con características similares a Maddie fuera vista en un comercio de la localidad neocelandesa de Queenstown.

El ADN se le tomó de forma voluntaria por la policía neozelandesa, después de que una tendera de Queenstown diera la voz de alarma. Según la mujer, una niña muy parecida a Madeleine entró a su tienda acompañada de un hombre moreno el pasado 31 de diciembre.

"Tenía incluso el mismo defecto en el ojo que Maddie", señaló la tendera de Queenstown. "Sólo un pequeñísimo porcentaje de la población lo tiene. No podía parar de mirarlo y mirarla", concluyó.

El citado diario recoge hoy las declaraciones del sargento de la policía de Nueva Zelanda Brian Camerson, quien señala que la policía está "absolutamente convencida" de que la niña vista en la víspera de Año Nuevo no es la pequeña británica, que tan solo tenía tres años cuando se le perdió el rastro.

En los últimos años, en esa misma región se han dado más casos en los que parecía que alguien había visto a la menor desaparecida. No obstante, la policía local ha considerado que las pruebas de ADN servirán de "manera concluyente" para establecer la identidad de la niña vista en Nueva Zelanda.

La muestra de ADN fue solicitada por Scotland Yard y cedida de manera voluntaria a la policía, de acuerdo con los medios locales de Nueva Zelanda. Madeleine McCann desapareció, a los tres años, el 3 de mayo de 2007 del apartamento que su familia tenía alquilado en la localidad portuguesa de Praia da Luz, en el Algarve, mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano con un grupo de amigos.

Según el representante de la familia McCann, Clarence Mitchell, se trata "totalmente de un asunto de Scotland Yard y la policía neocelandesa, y Kate y Gerry (los padres de la pequeña) no harán ningún comentario al respecto".

Los padres de Madeleine iniciaron la búsqueda con una campaña mediática sin precedentes, aunque durante un tiempo llegaron a ser considerados sospechosos de haber matado accidentalmente a Maddie. Con todo, la investigación se cerró en julio de 2008, aunque la policía británica reabrió el caso en 2011 ante la presión de los padres y del primer ministro británico, David Cameron.

EFE