MULTIMEDIOS DIGITAL
9 de septiembre de 2016 / 01:44 p.m.

ESPECIAL.- Con el fin de que no la contagien de ninguna enfermedad, Adele ha contratado a un médico para que examine a los integrantes de su equipo y determine quiénes están lo suficientemente sanos como para que la cantante pueda tocarles e interactuar con ellos sin miedo a enfermarse.

"Tuve que cancelar un concierto de mi gira en Phoenix, Arizona, porque no me encontraba bien y nunca me he sentido tan devastada en toda mi vida. Tenemos un médico que viene una vez por semana y le da una placa a algunas personas, y quienes la reciben son las personas a las que puedo acercarme y saludarlas y tocarlas sin problema. Si no tienen placa, pasan a estar en cuarentena", dijo la intérprete durante su concierto en Michigan.

Adele padeció de una fuerte gripe por lo que se vió obligada a cancelar su presentación en Phoenix, Arizona y con el fin de recuperarse completamente la cantante decicidió tomarse dos semanas de descanso en su casa de Los Ángeles.

"Acabo de tener dos semanas de vacaciones. Estuve en Los Ángeles pasándomelo bien y tomando el sol sin nada de crema solar, por lo que estoy muy, muy quemada debajo de toda esta ropa", comentó ante el público.