MULTIMEDIOS DIGITAL
27 de marzo de 2016 / 06:44 a.m.

México.- Hace algunos años una historia estremeció a Austria: Natascha Kampusch, una pequeña de tan solo 10 años, se dirigía a su escuela cuando de pronto un desconocido la secuestró.

Era marzo de 1998 cuando Natascha dejó las aulas para ser encerrada en una habitación subterránea de aproximadamente cinco metros cuadrados.

Natascha no llevaba la mejor vida de todas, pues desde pequeña tuvo que lidiar con los problemas que tenían sus padres, quienes se habían separado y le prestaban poca atención, pero ella misma asegura que aquellos malos momentos que vivió en casa fueron los que la ayudaron a sobrevivir durante el cautiverio.

En medio de amargos recuerdos, la joven de ahora 28 años narró sus vivencias en un libro llamado “3,096 días”, la cuenta exacta del infierno que pasó bajo la vivienda de su captor.

EL COMIENZO DE LA PESADILLA

Un 2 de marzo de 1998, Natasha, quien una noche antes se había enojado con su madre, decidió ir a la escuela sola. Aquello representaba todo un reto que la hacía sentir una persona mayor, cosa que ella ansiaba a sus 10 años, pero de pronto las cosas se tornaron oscuras cuando vio a un hombre extraño en una furgoneta blanca. Él la tomó y desde ese momento sus días se volvieron un calvario.

La joven narra que los primeros 6 meses el captor la tuvo encerrada en una habitación subterránea muy estrecha y con una puerta de acero, pero posteriormente la dejó salir e inclusive dejó que se lavara.

El hombre, llamado Wolfgang Přiklopil, le permitía salir al jardín y en ocasiones le pedía hacer cierto tipos de trabajos. Natascha también fue víctima de abuso sexual, pero nunca habla de ello.

Natascha
Natascha también fue víctima de abuso sexual, pero nunca habla de ello. | ESPECIAL

Wolfgang le daba libros y la educaba en dicha casa, por lo que Natascha dice estar orgullosa de no haber estado cerca de las tentaciones ‘del mundo exterior’, como las drogas y el alcohol.

Un día de agosto 2006 el captor le pidió que lavara su coche, y fue en ese momento en el que la joven, ya de 18 años, aprovechó el momento y, cuando Wolfgang se distrajo, escapó.

Ella fue con una mujer de 71 años y le pidió ayuda, llamó a las autoridades y su pesadilla tuvo un fin.

Natascha se presentó ante la policía diciendo “Soy Natascha Kampusch, nacida el 17 de febrero de 1988", y por una cicatriz en su cuerpo se supo que era la pequeña extraviada en 1998.

El hombre fue buscado pero antes de dar con su paradero se suicidó aventándose a las vías del tren, tal como había amenazado a su víctima si ella escapaba.

LA VIDA DESPUÉS DEL ESCAPE

Al momento de obtener su libertad, Natascha se negó a ver a sus padres y se refugió con los terapeutas que la ayudaban.

Y aunque pareciera que el infierno terminó para ella, la polémica siguió a su alrededor. Primero comenzó a especularse que ella sufría el Síndrome de Estocolmo, que se caracteriza por enamorarse de su captor, pero ella no negó e inclusive expresó que había momentos en los que quería tomar un hacha y asesinarlo.

Tiempo después fue señalada por adquirir la vivienda en donde fue secuestrada, pero ella argumentó que lo hacía porque ésta formaba parte importante de su vida.

NATACSHA
Relata en su libro la pesadilla. | ESPECIAL

Actualmente Natascha sigue acudiendo a terapias y su autobiografía se convirtió en un éxito.

Ella ha expresado que desea colaborar en causas solidarias. Cabe destacar que es la portavoz de PETA, plataforma en defensa de los derechos de los animales.

Tuvo un programa de televisión, el cual no fue muy exitoso y lo cancelaron. Pero sus sueños de incursionar en el medio artístico siguen presentes: ella quiere ser actriz y actualmente ha colaborado en algunos álbumes musicales y se encuentra en planes para lanzar el suyo.

DATOS CLAVE:

✷ Hay dos películas basadas en su historia: “La Mujer de Iván”, en 2011; y “3096” en 2013.

✷ Desde que era pequeña soñaba con ser actriz.

✷ Su historia se ha hecho mundialmente famosa y ha concedido múltiples entrevistas.