9 de julio de 2013 / 09:58 p.m.

Ohio — Elegantes y sonrientes, tres mujeres mantenidas cautivas durante una década en una casa en Cleveland ofrecieron gracias en un video en YouTube por el apoyo emocional y financiero que han recibido desde su terrible experiencia.

"Quiero que todo el mundo sepa lo feliz que me siento de estar en mi casa, con mi familia, mis amigos", dijo Amanda Berry, de 27 años.

Gina De Jesús, de 23, dio las gracias "por todo el apoyo", en respuesta a una pregunta de un narrador.

Y Michelle King, de 32, cuyo rostro no era familiar en los carteles de desparecidos en la ciudad como las otras dos mujeres, ofreció una declaración de tono firme, desafiante.

"Yo puedo haber estado en un infierno, pero soy lo suficientemente fuerte como para salir con una sonrisa en el rostro y la cabeza en alto", dijo, "No voy a dejar que la situación defina quién soy. No voy a ser consumida por el odio".

El video de 3 minutos y medio, producido la semana pasada y colocado en YouTube el lunes por la noche, fue grabado en un bufete de abogados en Cleveland.

Los padres de De Jesús, Félix De Jesús y Nancy Ruiz, se sumaron a los sentimientos de gratitud, agradeciendo al público las donaciones para un fondo establecido para ayudar a las mujeres. Más de un millón de dólares han sido donados.

Ruiz alentó a padres con hijos desaparecidos a pedir ayuda. "Apóyense en sus vecinos", dijo. "No duden en pedir ayuda, porque hay ayuda disponible".

Las mujeres declinaron pedidos de entrevistas por la prensa y volvieron a pedir respeto a su privacidad, como han hecho desde que fueron rescatadas en mayo cuando Berry rompió una puerta y le pidió ayuda a vecinos de la casa.

Las mujeres habían desaparecido separadamente entre el 2002 y el 2004, cuando tenían 14, 16 y 20 años. El dueño de la casa en la que fueron halladas, Ariel Castro, de 52 años, fue arrestado y se ha declarado inocente de 329 cargos, incluyendo haber secuestrado a las mujeres en las calles y mantenerlas cautivas en su casa de dos pisos.

Castro tiene una hija de 6 años con Berry y está acusado de hacer que Knight perdiese un embarazo, golpeándola y haciéndola pasar hambre.

"Me siento más fuerte cada día", dijo Berry. "Tener mi privacidad me ha ayudado inmensamente".

El inicio del juicio a Castro está programado para el mes próximo, pero pudiera ser demorado si la defensa pide más tiempo para prepararse.

(AP)