— AGENCIAS
5 de septiembre de 2013 / 12:45 p.m.

Washington-Estocolmo • El comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó ayer una resolución que autoriza un ataque militar en Siria, mientras el presidente Barack Obama busca apoyo internacional para realizar las acciones bélicas contra el gobierno de Bashar al Asad.

Los senadores de la comisión apoyaron, con diez votos a favor y siete en contra, el proyecto de “intervención limitada” en Siria, la cual tendría una duración máxima de 60 días con la posibilidad de ampliarla otros 90 días, sin el despliegue de tropas en el terreno en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno sirio el pasado 21 de agosto, y que según EU dejó más de mil 400 muertos, incluyendo 429 niños.

 

Solo hubo un voto de “presente”, del senador demócrata por Massachusetts, Edward Markey, que equivale a una abstención.

 

El pleno del senado votará la resolución la próxima semana —probablemente el lunes— y quedará todavía pendiente un voto en el pleno de la Cámara de Representantes.

 

En tanto, el secretario de Estado John Kerry aseguraba a la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes que Washington estaba construyendo una coalición internacional para una intervención militar.

 

“Construimos (una coalición) con otros países, entre ellos la Liga Árabe”, declaró Kerry. Algunos países “expresaron su voluntad de actuar”, detalló el jefe de la diplomacia estadunidense, y citó a “Arabia Saudita, Emiratos (Árabes Unidos), los cataríes, los turcos y los franceses”, agregó.

 

Kerry dijo que algunos países árabes ofrecieron ayudar a sufragar los costos de una intervención estadunidense. “Con respecto a si los países árabes ofrecieron cargar con el costo y ayudar” en una intervención, “la respuesta categórica es sí, la han planteado. Esa oferta está sobre la mesa”.

 

Busca convencer

Obama, de visita en Estocolmo, Suecia, que volvió a expresar que confía en que obtendrá apoyo del Congreso estadunidense, se entrevistará hoy y mañana en San Petersburgo, donde asistirá a la cumbre del G20, con los mandatarios de Francia, François Holland, y China, Xi Jinping, así como con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

 

“La comunidad internacional no puede quedarse callada” frente a la “barbarie” de Siria, afirmó Obama.

 

Asimismo, destacó que en Siria no se repetirán los errores cometidos en Irak. “Soy alguien que se opuso a la guerra en Irak. Y no estoy interesado en repetir el error de basar las decisiones en informes de inteligencia erróneos”.

 

Al ser interrogado sobre la “línea roja” que había establecido en agosto de 2012 al referirse a los ataques químicos, Obama dijo que era “todo el mundo” el que había fijado esos límites.

 

“No es mi credibilidad la que está en cuestión. Está en cuestión la credibilidad de la comunidad internacional y la credibilidad de Estados Unidos y el Congreso”, agregó el presidente.

 

“Por supuesto discutimos sobre la violencia horrible que le inflige a los sirios el régimen” de Bashar al Asad “en la que figura el ataque espantoso con armas químicas hace dos semanas”, declaró Obama durante una conferencia de prensa con el jefe del gobierno sueco, Fredrik Rainfeldt.

 

Pero el presidente ruso Vladimir Putin, volvió a tildar de “disparate” que haya sido el ejército sirio el culpable del ataque con armamento químico, cuando se encuentra avanzando sobre el terreno.

 

“Las armas químicas son siempre el último medio para un ejército que está en apuros, pero en Siria el ejército tiene el viento a su favor”, dijo Putin en Moscú. Es mucho más lógico que hayan sido “quienes están en retirada” los que hayan usado ese armamento, afirmó el presidente ruso.

 

Horas antes, Putin se había mostrado por primera vez dispuesto a apoyar una intervención militar en Siria, siempre en el marco de la ONU y si se demuestra que el gobierno sirio lanzó un ataque con gas tóxico contra la población.

 

“Si hay pruebas objetivas de quién ha cometido ese crimen, reaccionaremos”, aseguró. Pero estas pruebas deben ser “convincentes y no basarse en rumores o informaciones que los servicios secretos hayan espiado o de conversaciones o cosas similares”.

 

Obama aprovechó su comparecencia en Estocolmo para instar al presidente ruso a cambiar de postura respecto a Siria.

 

“La actuación internacional sería mucho más eficiente si Rusia abordase el tema de otra forma”, dijo, asegurando que confía en que Putin reflexione sobre su postura.

 

“Aunque haya tercera guerra mundial”

Siria está decidida a desafiar las amenazas de ataques occidentales y no se dejará atemorizar ni por el riesgo de una tercera guerra mundial, advirtió ayer el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faisal Moqdad.

 

Moqdad también afirmó que el gobierno del presidente Bashar al Asad ha tomado “todas las medidas” para resistir un ataque, en momentos en que EU y Francia buscan formar una coalición para “castigar” al gobierno sirio por un presunto ataque con armas químicas contra una zona rebelde.

 

“El gobierno sirio no cambiará de posición ni aunque haya una tercera guerra mundial”, advirtió Moqdad

 

“No vamos a dar informaciones sobre la forma en que se va a reaccionar. Siria tomó todas las medidas para responder a una agresión”, dijo Moqdad.

 

“Siria, en virtud de la Carta de las Naciones Unidas, tiene el derecho de responder a una agresión que carece de justificación alguna en el derecho internacional”, precisó el viceministro. (AFP/Damasco)