28 de mayo de 2013 / 05:59 p.m.

Nueva York • El fundador de un sistema monetario con sede en América Latina y otras seis personas fueron acusadas en Estados Unidos de una estafa para lavar dinero por 6 mil millones de dólares, informaron las autoridades el martes.

Se espera que los fiscales federales en Manhattan anuncien los cargos en las próximas horas.

Arthur Budovsky, el fundador de Liberty Reserve, un sistema monetario utilizado desde hace tiempo por los estafadores cibernéticos, fue detenido en España el viernes. También hubo arrestos en Costa Rica y Nueva York.

Las autoridades dicen que la red procesó al menos 55 millones de transacciones ilegales en todo el mundo. El caso es considerado la mayor operación internacional de lavado de dinero de la historia.

En los foros clandestinos de Internet aumentó la preocupación desde que Liberty Reserve dejó de funcionar la semana pasada. En un comunicado, la policía de Costa Rica confirmó que Budovsky había sido detenido en España por cargos de lavado de dinero y que varios establecimientos vinculados con su compañía habían sido registrados.

Una nota colocada en la página web de Liberty Reserve dijo que "el equipo para combatir las transacciones financieras mundiales ilícitas de Estados Unidos se apoderó" del dominio.

La desaparición de Liberty Reserve probablemente remecerá el Internet.

Aditya Sood, quien realiza su doctorado en informática de la Universidad Estatal de Michigan y ha estudiado la economía sumergida, llamó al sistema una de las monedas más populares entre los cibercriminales.

Liberty Reserve funciona como una alternativa al sistema bancario que no formula preguntas, y se requiere poco más que un correo electrónico válido para abrir una cuenta y empezar a transferir dinero a través de las fronteras.

"No es necesario proporcionar sus datos completos, o información personal, o cosas por el estilo", dijo Sood en una entrevista telefónica. "No hay manera de rastrear una cuenta. Esa es la belleza del sistema."

Las personas que utilizan Liberty Reserve dependen en parte de centros cambiarios en el extranjero, por lo general en lugares fuera del alcance de las instituciones legales de Estados Unidos o Europa, que organizan transacciones para meter y sacar dinero del sistema financiero tradicional. Al igual que otras cibermonedas, Liberty Reserve tiene muchos usuarios legítimos, pero la promesa de transacciones no rastreables vuelve al sistema atractivo para los estafadores.

Sood dijo que a pesar de los prominentes avisos que advierten contra el lavado de dinero, la manera en la que Liberty Reserve fue creado significaba que los centros de divisas generalmente tenían pocas herramientas para llevar a cabo una supervisión seria.

"Los criminales cibernéticos no proporcionan sus credenciales reales", dijo Sood, con lo que los corredores no saben quién envía qué, ni a dónde.

"No tienen idea de dónde viene el dinero y a dónde va", dijo. "Así es como se diseñó el modelo".

Liberty Reserve parece haber desempeñado un papel importante en el blanqueo de un robo reciente de alrededor de 45 millones de dólares de dos bancos de Oriente Medio, de acuerdo con documentos judiciales revelados por las autoridades estadunidenses a principios de este mes.

AP