27 de enero de 2013 / 05:38 p.m.

El Cairo.- Al menos 30 personas murieron y 300 resultaron heridas ayer en enfrentamientos desencadenados tras la condena a muerte de 21 personas por los trágicos incidentes del año pasado en un estadio de futbol en Puerto Said, en el noreste de Egipto.

Dichos enfrentamientos se produjeron un día después del segundo aniversario de la revuelta que depuso al entonces presidente Hosni Mubarak, marcado también por la violencia entre manifestantes hostiles al actual mandatario, Mohamed Mursi, y policías que dejó nueve muertos y 530 heridos, según fuentes médicas.

Ayer, por lo menos 30 personas, entre ellas dos policías, murieron y otras 312 resultaron heridas en Puerto Said, indicaron fuentes médicas.

Los enfrentamientos se produjeron después de que allegados de los condenados a muerte intentaron invadir la prisión en la que se encontraban estos últimos.

Varias personas dispararon contra la policía que replicó con gases lacrimógenos, según testigos.

En El Cairo, los familiares de las víctimas que se encontraban en la sala de audiencia recibieron el veredicto con gritos de júbilo.

El próximo 9 de marzo, el presidente del tribunal dará a conocer la sentencia que afecta a los otros 52 acusados, entre ellos nueve policías.

En febrero de 2012, 74 personas murieron en Puerto Said después de un partido de futbol entre el gran club cairota Al Ahly –el más popular de Egipto- y un equipo local, Al Masry.

Esta tragedia, la mayor del futbol egipcio, se produjo en el estadio de Puerto Said, después de que Al Ahly sufriera su primera derrota de la temporada. Cientos de seguidores de Al Masry invadieron el campo y lanzaron piedras y botellas contra los de Al Ahly.

En paralelo y después de los enfrentamientos mortales que se produjeron el viernes durante la celebración del segundo aniversario de la revuelta que derrocó a Mubarak, el ejército desplegó a hombres y tanques ligeros para proteger los edificios de la policía y de la gobernación en Suez, donde ocho personas murieron.

La oposición egipcia amenazó ayer con boicotear las próximas elecciones legislativas si los islamistas en el poder, con Mursi a la cabeza, no aplican una “"solución global"” a la crisis y propuso la formación de un gobierno de “"salvación nacional”".

Por su parte, Mursi llamó a sus compatriotas a “"rechazar la violencia"” y prometió que los responsables de estos enfrentamientos mortales serían “"llevados ante la justicia”".

ENVIARÁN EFECTIVOS A MALÍ

Países de África occidental tienen la intención de enviar a unos 6 mil soldados en el marco de su intervención en Malí (MISMA, por su sigla en francés), a los que se añadirán 2 mil militares prometidos por Chad, anunció ayer el jefe de Estado Mayor de Costa de Marfil, general Soumaila Bakayoko.

En el curso de una reunión celebrada en Abiyán, capital de Costa de Marfil, los jefes de Estado Mayor de la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (CEDEAO) decidieron “"aumentar"” el volumen de sus efectivos propuestos para Malí, hasta “"5 mil 700 hombres"”, declaró el general Bakayoko, cuyo país preside la CEDEAO.

París, por su parte, anunció en el decimosexto día de intervención militar de Francia contra los grupos islamistas armados en Malí, que “"3 mil 700 militares franceses estaban movilizados en la operación Serval"”, como se denomina a la operación francesa, de los cuales 2 mil 500 operan ya en territorio maliense.

EFE