4 de abril de 2013 / 01:56 p.m.

Corea del Norte ha movido hacia su costa oriental lo que aparenta ser un misil Musudan, con un alcance de unos cuatro mil kilómetros, informaron hoy fuentes del gobierno surcoreano en un momento marcado por la tensión desatada por las continuas amenazas norcoreanas.

""Las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos han detectado indicios de que Corea del Norte ha movido un objeto que parece ser un misil de alcance medio a su costa este"" indicaron autoridades del gobierno surcoreano a la agencia local Yonhap.

Las fuentes aseguraron que, tras el análisis de los servicios de inteligencia, se ha deducido que el supuesto proyectil corresponde al misil Musudan, con un alcance máximo de cuatro mil kilómetros. El objeto habría sido trasladado en tren, según confirmaron las autoridades de Seúl a la agencia surcoreana.

Yonhap indicó que las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y EU mantienen una estrecha vigilancia y creen que Corea del Norte podría lanzar el misil Musudan alrededor del 15 de abril, fecha de gran importancia en el país al celebrarse el aniversario del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung.

El rango de este misil de medio alcance otorga a Corea del Norte la capacidad de situar dentro de sus objetivos la base de EU en la isla de Guam en el Pacífico, ubicada a unos 3,200 kilómetros de Corea del Norte.

Esta isla ha sido uno de los objetivos que, junto con Hawai y la costa oeste del territorio continental estadunidense, Corea del Norte ha amenazado con atacar dentro de la continuada ofensiva retórica que el régimen de Kim Jong-un mantiene desde principios de marzo.

Hoy el Pentágono anunció que desplazará en las próximas semanas un sistema antimisiles a su base de Guam, como medida de "precaución" para fortalecer su posición de defensa contra la amenaza regional de misiles balísticos de Corea del Norte.

El movimiento de EU es una respuesta al anuncio, horas antes, del Ejército Popular de Corea del Norte, que aseguró haber aprobado un ataque "con medios nucleares" contra el país norteamericano, en un nuevo episodio de la campaña de amenazas del régimen a Seúl y Washington.

El Estado Mayor del Ejército norcoreano dijo que hacía saber formalmente a Washington que las amenazas norteamericanas serán "aplastadas" utilizando "medios nucleares modernos, livianos y diversos", según un comunicado citado por la agencia oficial norcoreana KCNA.

""La operación sin compasión de las fuerzas armadas revolucionarias en este aspecto ha sido finalmente examinada y ratificada"", precisó el ejército y añadió que una guerra en la península coreana puede estallar "hoy o mañana".

""Estados Unidos haría bien en reflexionar sobre la grave situación actual"", añadió, considerando que el vuelo de bombarderos B-52 y B-2 estadunidenses sobre Corea de Sur eran el origen de la agravación de la crisis.

""Corea del Norte debe cesar sus provocadoras amenazas y concentrarse en respetar sus obligaciones internacionales"", replicó este miércoles la portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, Caitlin Hayden.

A pesar del ensayo considerado como un disparo de misil en diciembre, expertos no consideran que en este momento Corea del Norte tenga capacidad para atacar directamente al territorio estadunidense.

Sin embargo, Pyongyang amenazó con atacar a Guam y Hawai y está en condiciones de alcanzar Corea del Sur y Japón, donde se encuentran 28,500 y 50 mil soldados estadunidenses respectivamente.

No se produjo una reacción inmediata de Estados Unidos a este último comunicado, pero su secretario de Defensa, Chuck Hagel, que se reunió con su homólogo chino, Chang Wanquan, había dicho antes que las provocaciones de Pyongyang representan un "real y claro peligro".

La multiplicación de las amenazas inquieta cada vez más a la comunidad internacional. Rusia se mostró muy preocupada por la situación "explosiva cerca de (sus) fronteras en Extremo Oriente", declaró el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Igor Morgulov. China, principal aliado de Corea del Norte, instó por su lado a ""la calma y la moderación"" a "todas las partes" implicadas en el conflicto.

Los llamamientos a Pekín para que intente apaciguar al régimen de Kim Jong-Un se multiplicaron. Francia deseó que China, que tiene "poder sobre Corea del Norte" intervenga en la crisis.

En Berlín, un portavoz del ministerio alemán de Relaciones Exteriores, Andreas Peshke, también pidió a China que juegue un papel "tranquilizador" y Estados Unidos desplazará a finales de mes a su funcionario de mayor rango, el general Martin Dempsey, a Pekín.

Corea del Norte multiplicó las declaraciones belicistas pero esta "retórica" no va acompañada de ningún gesto que presagie una acción militar de envergadura, según la Casa Blanca.

Corea del Norte bloqueó este jueves el acceso de cientos de empleados surcoreanos al complejo industrial intercoreano de Kaesong por segundo día consecutivo, informó un periodista de AFP cerca de la frontera de Corea del Sur con el Norte.

Corea del Norte amenazó incluso con retirar sus 53 mil obreros de Kaesong, ""si las marionetas surcoreanas y los medios conservadores nos siguen denigrando"", según el Comité de Norte para la reunificación pacífica de Corea, una agencia gubernamental encargada de la propaganda.

Según un portavoz del comité, citado por la agencia oficial norcoreana KCNA, se trata de una medida de represalia tras la advertencia de Seúl de que está listo un plan de urgencia que prevé una opción militar para proteger a los trabajadores surcoreanos de Kaesong. ""El cierre completo del complejo podría hacerse realidad"", dijo.

La agencia Yonhap aseguró que Corea del Norte había dado una semana de plazo al personal surcoreano de Kaesong para abandonar el complejo, pero el gobierno surcoreano desmintió la información.

""La información es errónea. Las autoridades norcoreanas pidieron a varias empresas de Kaesong que presenten una lista de empleados cuyo regreso a Seúl esté previsto antes del 10 de abril"", informó un portavoz del Ministerio de la Unificación.

El complejo de Kaesong, preciosa fuente de divisas para Corea del Norte, fue inaugurado en 2004 con la voluntad simbólica de establecer una cooperación entre las dos Coreas. De los 861 surcoreanos presentes en Kaesong el miércoles, 33 abandonaron el lugar por la tarde, pero cientos de ellos decidieron quedarse para garantizar el buen funcionamiento de las empresas.

El lugar, donde trabajan 53 mil norcoreanos, siempre se mantuvo abierto a pesar de las repetidas crisis en la península, exceptuando un solo día, en 2009.

El bloqueo de Kaesong se inscribe en una escalada de tensiones que se inició en diciembre, con el lanzamiento de un cohete norcoreano -considerado por Occidente como un ensayo de misil de largo alcance- seguido en febrero del tercer ensayo nuclear norcoreano.

La ONU impuso acto seguido nuevas sanciones al régimen de Pyongyang, en tanto que Estados Unidos y Corea del Sur realizaban maniobras militares conjuntas durante las cuales Washington movilizó aviones B-52, con capacidad de transporte de armas nucleares.

En respuesta, Corea del Norte amenazó con desencadenar ataques de misiles y bombardeos nucleares contra Corea del Sur y contra posesiones estadunidenses en el Pacífico. El sábado, Pyongayng se declaró en ""estado de guerra"" con el Sur y el martes anunció su intención de reactivar un reactor nuclear detenido en 2007, desafiando las resoluciones de la ONU prohibiéndole todo programa atómico.

EFE