26 de julio de 2013 / 02:37 p.m.

Santiago de Compostela• Peritos y expertos en accidentes prosiguen hoy la investigación sobre las causas del accidente de un tren en las cercanías de Santiago de Compostela (noroeste), el pasado miércoles por la noche, mientras los forenses ultiman la identificación de los cadáveres.

En concreto, los forenses han identificado ya a 73 de las ochenta víctimas mortales y a los siete restantes se les practicarán pruebas de ADN.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia han precisado que el reconocimiento por ADN tardará "varios días", dado que las muestras tomadas serán remitidas al Instituto Anatómico Forense de Madrid y a otro laboratorio de la Policía Nacional.

México y Colombia han reconocido que tienen a algún nacional entre las víctimas mortales y las embajadas y gobiernos de otros países - como EEUU y el Reino Unido - también cuentan con compatriotas heridos.

Una treintena de personas - entre ellas cuatro niños - permanecen en estado crítico en diversos hospitales de la región, aunque los heridos han superado en total el centenar.

Los trabajos en la curva en la que descarriló el tren se han desarrollado durante toda la noche y consisten en la retirada de lo que queda del convoy accidentado y el acondicionamiento de las vías.

Sobre las causas del siniestro, las propias declaraciones del conductor del tren después de la tragedia apuntan al exceso de velocidad, ya que él mismo reconoció que circulaba a 190 kilómetros por hora en una zona limitada a ochenta.

Los peritos han recogido material en la zona del siniestro para tener más datos acerca de lo ocurrido, incluido el tacógrafo, que recoge la velocidad del convoy y las conversaciones por radio entre el maquinista y el puesto de control.

Un juzgado de Santiago de Compostela instruye el caso y en los próximos días tomará declaración a los tripulantes, pasajeros y testigos, aparte de recopilar la información técnica obtenida por los expertos.

Por otra parte, la empresa gestora de las líneas ferroviarias en España (Adif) reabrió hoy al tráfico la afectada por el accidente de tren.

Desde esta mañana los trenes de línea convencional circulan ya por una de las vías de tren afectadas por el accidente, en las proximidades de la estación de Santiago de Compostela (noroeste), mientras que otra, para el servicio de alta velocidad, abrirá durante la mañana.

En este segundo caso los convoyes circularán con especiales precauciones ya que todavía queda por retirar de la zona al menos una de las máquinas del tren siniestrado.

EFE