20 de marzo de 2013 / 01:32 a.m.

El ataque, en la provincia de Alepo, habría causado la muerte de al menos 25 personas, Damasco responsbiliza a Turquía y Catar del "crimen perpetrado por terroristas".

 

Damasco • El régimen sirio de Bashar al Asad acusó hoy a los rebeldes de haber lanzado un proyectil con sustancias químicas en la provincia de Alepo (al norte del país), que ha causado supuestamente la muerte de al menos 25 personas y heridas a otras 86.

En una declaración difundida por la televisión estatal, el ministro sirio de Información, Omran al Zubi, acusó a los gobiernos de Turquía y de Catar de tener la "responsabilidad legal, ética, moral y humanitaria de este crimen perpetrado por terroristas".

Según Al Zubi, el cohete con armamento químico, que fue lanzado desde Kafr Da'el, en la ciudad de Neirab (periferia de Alepo), mató a 25 personas e hirió a otras 86, soldados y civiles, muchos de los cuales se hallan en una situación crítica.

El ministro calificó el ataque como una "grave escalada", ya que, a su juicio, "los terroristas usaron un arma prohibida por la ley internacional". "Los estados que están armando, financiando y alojando a los terroristas deberían ser preguntados por este crimen", agregó.

Turquía no ha entregado armas químicas a los rebeldes sirios ni ha podido hacerlo, porque no posee este tipo de armas, ha asegurado el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, según recoge la cadena CNNTürk.

"No tenemos armas químicas. El régimen sirio no sabe lo que está diciendo. Es mentira. El empleo de armas químicas, en cambio, sí encaja con la actitud de Siria", ha asegurado Erdogan, saliendo así al paso de las acusaciones de Al Zubi.

Paralelamente, Moscú se unió a la denuncia de Damasco y mostró, a través de su ministro de Exteriores, su "profunda preocupación" por el ataque y "el hecho de que tales armas de destrucción masiva hayan caído en manos de los rebeldes, ya que empeoran la situación en Siria y eleva la confrontación a un nuevo nivel".

Estados Unidos, sin embargo, afirmó que no hay constancia, aún, de la existencia de un ataque con armamento químico en Siria. "No tenemos ninguna prueba para apoyar las acusaciones según las cuales la oposición siria ha utilizado armas químicas", declaró la Casa Blanca.

Estas informaciones sólo han podido ser verificadas a través de un fotógrafo de Reuters, debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar. El reportero gráfico vio y fotografió a personas con problemas respiratorios.

"La mayoría son mujeres y niños. Contaban que la gente se ahoga en las calles y que en el aire había un fuerte olor a cloro. La gente está tumbada en las calles, dentro de sus casas...", aseguraba el fotógrafo, quien precisaba que los rebeldes han apuntado que en realidad el autor de tal ataque ha sido el régimen de Bashar al Asad.

De confirmarse en su totalidad, sería la primera vez que se utiliza el armamento químico en la guerra civil que lleva golpeando Siria desde hace dos años. En diciembre pasado, el Gobierno sirio advirtió del posible uso de armas químicas por los "terroristas" y reafirmó que las autoridades no las emplearán bajo ningún concepto en el conflicto que mantienen con los rebeldes.

Varios países occidentales temen, por su parte, que el régimen de Damasco pueda utilizar armamento químico, pese a que este ha reiterado en varias ocasiones que no lo hará.

De otra parte, los rebeldes sirios afirmaron que hoy atacaron con proyectiles los edificios del Estado Mayor del Ejército y del Ministerio de Defensa, en el centro de Damasco, y bombardearon el Aeropuerto Internacional de la capital.

En un comunicado, el Ejército Libre Sirio (ELS) aseguró que sus combatientes dispararon los proyectiles contra esas sedes militares, ubicadas cerca de la plaza de los Omeyas, sin precisar los daños materiales o las víctimas causados.

Estos datos fueron confirmados por la Comisión General de la Revolución Siria (CGRS) y los Comités de Coordinación Local (CCL), que señalaron que los rebeldes emplearon en ese ataque proyectiles de fabricación local.

Tanto la sede del Estado Mayor como el Ministerio de Defensa han sido blanco de ataques con proyectiles desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 y en sus proximidades han estallado algunos coches bomba.

La nota del ELS agregó que los insurgentes también lanzaron al menos 24 misiles contra objetivos en el interior del Aeropuerto Internacional de Damasco, lo que generó un incendio.

Además, varias personas resultaron heridas al caer proyectiles detrás de la sede de la embajada de Arabia Saudí en Damasco, de acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente, debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a la prensa.

Por su parte, la agencia oficial SANA anunció hoy que las fuerzas gubernamentales abatieron a al menos 30 "terroristas armados", en alusión a los rebeldes, en las localidades de Al Diyaba y Hayera, en los suburbios de Damasco. En el plano político, la oposición siria dio un nuevo paso al elegir al opositor Gasan Hito como primer ministro del Gobierno interino en una votación en Estambul.

EFE