AP
17 de noviembre de 2013 / 02:33 p.m.

Beirut, Líbano .— Miles de refugiados huyeron de las aldeas fronterizas en el centro de Siria ante una batalla para llegar al Líbano, dijeron el domingo testigos presenciales y las Naciones Unidas.

Los refugiados congestionaron los salones de bodas y se refugiaron en viviendas improvisadas tras escapar de la creciente batalla que comenzó el viernes, dijo Bassel Hojeiri, ex alcalde de la aldea fronteriza de Arsal, a la que se dirigieron la mayor parte de los huidos.

Una ofensiva gubernamental siria en las montañas de Qalamoun, que van de Damasco al vecino Líbano, intenta cortar las líneas de abastecimiento a los enclaves insurgentes en torno a la capital.

Los activistas y analistas dijeron que la batalla podría ser el golpe final para los insurgentes desalojados de la periferia de Damasco, donde escasean los alimentos y los combatientes de la oposición han perdido varios reductos las últimas semanas ante las fuerzas leales al presidente Bashar Assad.

El ex alcalde Hojeiri calculó que unas 10.000 personas huyeron a Arsal, y agregó que el flujo de sirios en los últimos tres años de conflicto en ese país hizo que casi se duplicara la población.

Dana Sleiman, de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, dijo que el número de los llegados el fin de semana es de unas 1.000 familias. Agregó que muchos de ellos no se habían inscrito aún con el organismo mundial por lo que no podía dar cifras más precisas.

Sleiman indicó que los refugiados no pudieron llegar a un cruce fronterizo oficial debido a la lucha, que comenzó el viernes. Algunas familias tuvieron tal prisa que no pudieron recoger pertenencia alguna cuando huyeron, llegando "sin nada salvo la ropa que vestían", indicó la vocera.

La ONU distribuyó frazadas, colchones, alimentos y productos de higiene entre los refugiados. Agregó que algunos permanecen en viviendas de metal en el este del valle libanés del Bekaa, y les fueron ofrecidos rollos de plástico grueso para proteger sus precarios alojamientos del frío.

Los refugiados sirios han abrumado al Líbano desde que comenzó la guerra civil hace tres años. Las autoridades libanesas calculan que hay 1,4 millones de sirios en el país, incluyendo 800.000 registrados como tales.

Mientras tanto, el fuego de morteros mató en el centro de Damasco a dos personas, dijo la agencia noticiosa oficial siria SANA.