CRISTINA IBÁÑEZ | MILENIO
30 de enero de 2017 / 08:27 a.m.

ESPECIAL.- La realidad y la fantasía convergen en un drama en altamar, pues la serie Black Sails retratará algunos aspectos políticos que consternan a la humanidad actualmente.

“El concepto de libertad que se maneja, más allá de navegar por los mares y buscar tesoros, se centra en un problema que les compete a muchos en el mundo moderno: la búsqueda de independencia y libertad”, dijo Luke Arnold, quien interpreta a John Silver.

Además de sangrientas batallas, la cuarta y última temporada de la serie transmitida por Fox Action cuestionará el abuso de poder de aquellos que se encuentran al mando y el sistema político que utilizan, aparentemente, en beneficio de su gente.

“En el mundo real, la sociedad acepta y se sublima ante las injusticias, por lo que en nuestro pequeño mundo pirata se representa un lugar alejado de la vergüenza que lucha por dejar atrás los juicios”, añadió Arnold.

La producción antecede a las aventuras de la reconocida novela La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, por lo que Arnold señaló que en esta última entrega el público será testigo de la gran responsabilidad que adquirirá su personaje, John Silver, y que conectará con la trama del libro.

“Sobre sus hombros caerá el peso de una responsabilidad que él definitivamente no espera. Después de solo cuidarse a él mismo, Silver tendrá que responder por una civilización y enfrentar una revolución”, agregó.

El universo de Black Sails está respaldado con un trabajo de investigación veraz y alejado de la fantasía, debido a que las fuentes de inspiración son registros y relatos de aquellos que se aventuraban en el siglo XVIII.

“Las historias de piratas están atrapadas en un mundo de fantasía, donde abundan las sirenas y los Krakens. Pero nosotros quisimos mirar hacia atrás para aprender de los hombres y mujeres que realmente se aventuraban en altamar”, finalizó.