10 de agosto de 2013 / 04:26 p.m.

Washington • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que adoptará medidas en su gobierno y ante el Congreso para aumentar la transparencia de los programas secretos de vigilancia, cuestionados tras la revelación de su existencia por parte de Edward Snowden, a quien le recriminó su actuación.

"Todos estos pasos están diseñados para garantizar que los estadunidenses puedan confiar que nuestros esfuerzos están en línea con nuestros intereses y valores", afirmó Obama en rueda de prensa en la Casa Blanca.

Obama dijo que pedirá al Congreso reformar uno de los aspectos más controversiales de la Ley Patriota, que fue aprobada luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 —la sección 215—, que otorga al gobierno acceso a los registros telefónicos de cualquier ciudadano.

Además, llamó a un debate con los legisladores sobre el funcionamiento de los tribunales que autorizan el espionaje, que ahora solo reciben solicitudes del gobierno, sin escuchar ninguna contraparte.

Los cambios se producen en medio de la controversia desatada por el ex colaborador de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), Edward Snowden, asilado en Rusia, que sacó a la luz pública un masivo programa mundial de espionaje telefónico y por internet por parte de EU.

Sobre Snowden, Obama rechazó que el ex ciberanalista sea un "patriota" por revelar los programas de espionaje de las comunicaciones telefónicas y digitales.

En este sentido, Obama subrayó que "existían otros canales para alguien cuya conciencia estuviese inquieta" en lugar de las filtraciones e instó a Snowden a que regrese a EU para presentar sus argumentos ante un tribunal.

"Los hechos son que Snowden ha sido acusado con tres delitos. Si ciertamente cree que lo que hizo estaba bien, entonces, como cualquier otro ciudadano estadunidense, puede venir aquí, y presentarse ante un tribunal con su abogado", subrayó.

No obstante, Obama reconoció que "las filtraciones de Snowden han generado una respuesta mucho más rápida y apasionada que si simplemente yo hubiera creado la comisión de revisión".

El programa secreto, que EU defiende como necesario en su lucha contra grupos terroristas como Al Qaeda, fue objeto de grandes críticas cuando otros documentos atribuidos a Snowden revelaron actividades de espionaje en otros países, entre ellos México, Colombia y Brasil.

"A otros alrededor del mundo, quiero dejar claro una vez más que Estados Unidos no está interesado en espiar a la gente corriente", señaló el mandatario, confiado "en que no se está abusando del programa".

Obama ordenó a los organismos de inteligencia hacer pública “la mayor información posible” sobre los programas secretos de vigilancia. “Podemos y debemos ser más transparentes”, enfatizó.

Además, anunció que la NSA creará un cargo de representante de la privacidad y un sitio web sobre sus objetivos y actividades.

A eso se agrega un grupo de asesores independientes que revisará el funcionamiento general de las operaciones de espionaje electrónico y dará un informe en dos meses sobre las repercusiones en la seguridad, la privacidad y la política exterior de los estadunidenses, según Obama.

AGENCIAS