NOTIMEX
11 de diciembre de 2013 / 05:52 p.m.

Madrid.- Miles de sudafricanos hicieron hoy largas filas fuera del Unions Buildings de Pretoria, sede del gobierno y donde fue colocada la capilla ardiente de Nelson Mandela para darle el último adiós al ex presidente, antes de su entierro el próximo fin de semana.

El primer grupo de personas que entró a la capilla ardiente de Mandela, luego de que fue abierta al público después del mediodía, salió del edifico con el puño en alto y coreando el nombre de Mandela, luego de permanecer formados por varias horas.

Algunos más salieron visiblemente emocionados aún con lágrimas y entre gritos del llanto, por el dolor de haber perdido para siempre a Madiba, como le dicen de cariño los sudafricano a Mandela, según un reporte de la cadena SABC.

"Mi corazón se está rompiendo ... No tengo palabras para expresar lo que siento", afirmó Francina, una mujer de 65 años de edad de West Rand, quien se sintió mal después de ver en el ataúd el cuerpo del ex presidente.

Otros sudafricanos dijeron que fueron hasta el Unions Buildings, donde Mandela tomó protesta en 2004 como el primer presidente negro de Sudafrica, para ver el cuerpo, ya que sólo así podían aceptar que su tata (padre), se había ido de verdad para siempre.

Thobeka Mohlahlo, quien llegó con sus dos hijos pequeños, no puedo entrar a ver el cuerpo, pero aseguró: "sólo estar aquí me ayudó. Un soldado me ayudo a llevar a uno de mis niños hacia el autobús de regreso.

"Nelson Mandela estaría orgulloso de ver hasta dónde ha llegado su nación arcoiris", afirmó, tras expresar su respetos al Premio Nobel de la Paz 1993, quien falleció el jueves pasado a los 95 años, tras estar gravemente enfermo por una infección pulmonar recurrente.

Sheikh Abdus Salaam Bassiouni, expresó us satisfacción por ser uno de los primeros en honrar a Mandela, a quien calificó como un gran ejemplo para los seres humanos y destacó que decirle adiós era para él imprescindible.

Desde antes del amanecer miles de personas comenzaron a llegar a la cede del gobierno de Pretoria para despedir a Mandela, luego de los funerales de Estado, celebrados la víspera en un estadio de Johannesburgo, al que asistieron unos 90 líderes mundiales.

El ataúd con el cuerpo de Mandela estará en Petroria durante dos días más, por lo que muchos que no lograron entrar este miércoles decidieron pernotar en el lugar para mañana intentar de nuevo ingresar al edificio, cuyo acceso se da bajo estrictos controles de seguridad.

Pese a que algunos expresaron su frustración por no haber podido ingresar, pese haber esperado parados en la fila por más de 12 horas e incluso haber faltado al trabajo, la mayoría se mostró dispuesto a intentarlo de nuevo mañana.

"Quiero verlo con mis propios ojos y decirle, Tata Madiba descansa en paz", dijo un joven quien se reportó enfermo en el trabajo para poder despedir a Mandela en el cortejo fúnebre que se efectuó en la mañana antes de la apertura de la capilla ardiente.

Después de permanecer tres día en Pretoria, el cuerpo de Mandela será trasladado al aeropuerto de la Provincia Oriental del Cabo y después trasladado por tierra hasta su ciudad natal, Qunu, donde será sepultado el domingo próximo.