27 de julio de 2013 / 05:37 p.m.

Roma • Algunos de los políticos más importantes de Italia respaldaron el sábado a la primera ministra negra del país, quien ha sido blanco de ataques racistas desde que fue designada en abril, después de que un espectador le lanzó bananas mientras pronunciaba un discurso.

La ministra de integración Cecile Kyenge, quien nació en la República Democrática del Congo, participaba el viernes en un mitin político en Cervia, en el centro de Italia, cuando alguien en la audiencia lanzó bananas al escenario, pero falló por poco.

Kyenge ha enfrentado casi diariamente ataques racistas y amenazas desde que se unió al Gobierno. Anteriormente este mes, un senador del partido antiinmigración Liga Norte la comparó con un orangután y sólo se disculpó luego de una serie de críticas.

El mes pasado, un concejal local de la Liga Norte dijo que Kyenge debería ser violada para que entienda cómo se sienten las víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes. El concejal recibió una pena de prisión remitida y una prohibición temporal para ejercer cargos públicos.

Poco antes del incidente del viernes, miembros del grupo ultraderechista Forza Nouva dejando maniquíes cubiertos con sangre falsa cerca del lugar del mitin del Partido Democrático, protestando contra la propuesta de Kyenge de dar la nacionalidad italiana a cualquier persona que nazca en su territorio.

"La inmigración mata", estaba escrito en panfletos que acompañaban a los muñecos -un lema que Forza Nouva ha utilizado previamente cuando se refiere a los asesinatos cometidos por inmigrantes en Italia.

Sin embargo, el grupo negó el sábado que alguno de sus miembros haya arrojado las bananas. La policía italiana está intentando identificar al culpable.

Kyenge respondió al gesto en Twitter, llamándolo algo "triste" y un desperdicio de alimentos.

"El coraje y optimismo para cambiar las cosas ha de venir por sobre todo desde el fondo para llegar a las instituciones", agregó.

Varios políticos, incluidos sus pares en el gobierno del primer ministro Enrico Letta, respondieron el sábado con mensajes de apoyo y condena.

El ministro de Medio Ambiente Andrea Orlando dijo en Twitter que sentía "la mayor indignación por este acto", mientras que la ministra de Educación Maria Chiara Carrozza elogió a Kyenge por su coraje y determinación en un clima tan hostil.

El gobernador de la región de Véneto, Luca Zaia, de la Liga Norte, quien debe participar en un debate sobre inmigración con Kyenge en agosto, también criticó el incidente del sábado.

"Arrojar bananas, insultos personales (...) actos como estos no tienen lugar en la discusión civilizada y democrática necesaria entre la ministra y quienes no comparten su opinión", dijo el gobernador según lo citó la agencia de noticias ANSA.

REUTERS