9 de mayo de 2013 / 01:26 p.m.

Milicianos de una etnia mataron a por lo menos 20 policías que participaban en una operación para arrestarlos en la región central de Nigeria, dijo el miércoles el comisionado de policía.

El ataque tuvo lugar en Alakio, una aldea del estado de Nasarawa, donde los agentes fueron emboscados el martes cuando trataban de detener a una pandilla que obligaba a los pobladores a rendir un juramento de sangre, dijo el comisionado Abayomi Akermale.

 Nigeria es una nación de más de 160 millones de habitantes, con unas 250 etnias. Milicias de esas etnias suelen tener gran poder sobre las comunidades, cobran impuesto y controlan las áreas en algunos lugares.

 Akemale dijo que el número de muertos por el ataque podría ser mayor, mientras funcionarios de emergencia y de la policía llegaron el miércoles a la zona. El comisionado se abstuvo de dar más detalles sobre el ataque, pero señaló que los responsables no eran extremistas islámicos.

 Los hechos de violencia, ocurridos en un estado que bordea Abuya, la capital central de Nigeria, tienen lugar en momentos de creciente inseguridad en la nación rica en petróleo. Los extremistas islámicos, entre ellos algunos pertenecientes a la organización radical conocida como Boko Haram, han realizado cada vez más cruentos ataques guerrilleros en la región del norte del país, habitada por una mayoría musulmana.

Las milicias étnicas, así como pandillas de delincuentes conocidas como "cultos", matan a placer a muchas personas y secuestran a otras para exigir rescate. Algunas bandas se aprovechan de creencias tradicionales para ganarse la lealtad de sus seguidores y para sembrar el temor en la población local.También han cometido atrocidades y realizado rituales relacionados con la brujería local.

AP