EFE
24 de mayo de 2013 / 01:08 p.m.

Londres• Un día después del asesinato de un militar en Londres, la Policía británica anunció ayer la detención de otras dos personas, un hombre y una mujer de 29 años, lo que eleva a cuatro los arrestados por su presunta relación con los hechos.

Los agresores, dos supuestos islamistas radicales, de 22 y 28 años, fueron detenidos después del ataque por agentes de la policía.

Los dos, al parecer británicos de origen nigeriano, fueron heridos por disparos de la policía y capturados poco después de matar a cuchilladas en el barrio de Woolwich (sur de Londres) al militar Lee Rigby, de 25 años.

Estas dos personas, ambas de 29 años y cuya identidad no se ha facilitado, fueron interrogadas en una comisaría al sur de la capital británica como sospechosas de conspirar para cometer asesinato.

El militar Lee Rugby fue asesinado el miércoles a plena luz del día y en mitad de la calle.

Los dos agresores justificaron el ataque en nombre del islam y, tras matar al soldado, hablaron con algunos testigos y relataron lo que acababan de hacer.

En un video grabado por un transeúnte y emitido por el canal ITV puede verse a uno de los sospechosos hablando sin ocultarse de la cámara y mostrando en sus manos ensangrentadas un machete y un cuchillo.

“La única razón por la que hemos hecho esto es porque hay musulmanes muriendo cada día” y “este soldado británico es ojo por ojo y diente por diente”, grita el hombre, de raza negra y acento británico.

Mensaje de Cameron

Según el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, los presuntos asesinos eran conocidos por los servicios de seguridad, que los tenían fichados, aunque no consideraban que fueran a perpetrar un atentado.

Medios británicos han identificado a uno de los agresores como Michael Adebolajo, de 28 años y criado como cristiano, que se convirtió al islam y se radicalizó hace unos diez años.

Ante lo ocurrido y para evitar un brote de violencia, Cameron hizo una declaración en la que subrayó que el crimen, perpetrado según los atacantes “en nombre de Alá”, es “una traición al islam”.

También el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó “en los términos más enérgicos” el “atroz” asesinato del soldado, y dijo que su país se mantiene junto al Reino Unido “contra el extremismo violento y el terror”.

Desde ayer unos mil 200 agentes de policía adicionales patrullan las calles de Londres y, aunque el Reino Unido no ha elevado su nivel de alerta terrorista, sí ha aumentado la seguridad en los edificios militares.

ClavesRefuerzan seguridad

Policía londinense anunció ayer que autoridades multiplicaron los llamamientos a la unidad y desplegaron mil 200 soldados adicionales para evitar incidentes.

Para “tranquilizar” a la ciudadanía y evitar nuevos incidentes, Scotland Yard desplegó agentes adicionales en “lugares clave” de Londres, incluyendo “locales religiosos, transportes y zonas concurridas”.

Las autoridades también reforzaron la seguridad en torno al cuartel de Woolwich, que fue la sede de las competiciones de tiro durante los recientes Juegos Olímpicos, y en todos los cuarteles de la capital.