ALBERTO SANTOS
15 de junio de 2016 / 10:55 a.m.

Monterrey.- La integrante de la dinastía Pinal, Sylvia Pasquel, se encuentra en la ciudad de Monterrey ultimando detalles de las funciones que realizará el próximo fin de semana de la obra “No soy feliz, pero tengo marido”, en donde asegura estar plena y contenta al regresar con esta propuesta a escena.

Donde sí ha sentido mucho dolor es en los constantes espacios teatrales que se han perdido en nuestro país, los cuales se han descuidado al punto de cerrarlos no solo por su estado, sino por la inseguridad que les da al público y a los actores.

“Yo le pediría al gobierno que se rescate todos esos recintos teatrales que se cerraron por estar descuidados, uno de ellos el Teatro del IMSS de Monterrey que tiene mucha historia, es más desde mis padres se presentaron ahí”, comentó Pasquel.

“Sería bueno que estos subsidios que se dan al cine, que también se pudieran otorgar al teatro, creo que desde que se creó el instituto de cultura se debe de tomar las cosas en enserio, de una manera importante y con fuerza para poder apoyar a nuestra cultura”, prosiguió la primera actriz.

Para Sylvia la cultura es la salida perfecta de los problemas de pobreza y violencia que vive el pueblo mexicano, las razones: primero, puede generar una buena cantidad de empleo que se necesita, y segundo, ayuda a los jóvenes a alejarse de la violencia y las drogas.

Las oportunidades son claras y ella las tiene en vista, como lo ha comprobado con el cine, donde en los últimos años el mismo gobierno ha inyectado una cantidad de dinero para crear más proyectos, uno de ellos el que se encuentra promocionando que realizo junto a Arturo Ripstein.

“Este lunes se va a estrenar una película que hicimos junto a Arturo Ripstein en festival de cine de Jalapa que se llama 'La Calle de la amargura'”, prosiguió la actriz.

“De nada sirve que se esté haciendo buen cine de calidad, si no hay una buena distribución, una apertura de la cantidad de salas donde se exhibe nuestro cine”.

Sylvia se presentará este fin de semana en el Cinema Rio con una de las obras que asegura le ha dado una gran cantidad de satisfacciones, donde ha logrado arrancar las más grandes carcajadas de su carrera, pero al mismo tiempo, lagrimas con el conmovedor final.