NOTIMEX
21 de abril de 2016 / 09:46 a.m.

México.- Julión Álvarez vive el otro lado de la fama, luego de convertirse en viral un comentario que hizo sobre la mujer, pues dijo que él prefiere a las “damitas que sepan usar el trapeador”, lo que de la noche a la mañana se convirtió en tendencia en las redes sociales.

El cantante dio la cara y dijo que sí hizo ese comentario, pero no con el afán de ofender a las mujeres.

“A mí me preguntaron cuál era el tipo de mujer que me gustaba y yo respondí que para mí, para Julión Álvarez, me gustan las mujeres muy damitas, las mujeres dedicadas a la casa, y sobre todo, por mi trabajo, a mí me gusta que me atiendan y que cuando llegue mi casa esté en orden, pero no por eso le estoy perdiendo el respeto a las mujeres”, señaló.

El cantante expresó que sabía que tarde o temprano le buscarían algo con qué opacar sus logros, sobre todo ahora que el éxito le sonríe.

“En los nueve años que llevo en esto ya me habían dado mis ‘rasponcitos', pero ahora sí me ha llovido; pues con esto de las redes sociales cualquier cosa se magnifica”, comentó en charla con Notimex.

El intérprete de regional mexicano está consciente de que así es ésto y lo enfrenta de manera positiva.

Yo tengo el mejor concepto de la mujer, imagínate, el mayor público que tengo es de mujeres, en mi familia hay mujeres, tengo a mi madre, a mi mujer, en el trabajo hay mujeres, en el rancho, veterinarias. A todas les tengo enorme respeto y mucha admiración”.

“Sin embargo, ‘no me echo para atrás' y lo vuelvo a decir, a mí me gusta la mujer que sepa barrer, trapear cocinar, que el día que yo tenga libre me prepare un caldito o me consienta, pero nunca dije que si no trapea no sirve”.

“Yo respeto y admiro a la mujer trabajadora, a la que está todo el día fuera de su casa buscando el pan para sus hijos, pero esa no es la mujer que a mí me gustaría tener. Mi esposa tiene quien le ayude, pero cuando estoy yo, me gusta que me atienda ella, es una cuestión de educación, así fui educado, pero no por eso estoy faltando al respeto”.

“Tampoco tiene algo de malo que una mujer se dedique a las labores del hogar, yo hago mi maleta cuando salgo de viaje, yo me plancho, y cuando estoy de viaje con mi mujer, ella me plancha o me consiente, no con eso la estoy denigrando”.

Agregó que ve con tristeza que a mucha gente no le agrada que otros tengan éxito, “pero ni modo, tenemos que aguantar todo ésto, saber que vendrán cosas de este tipo”, concluyó.