CARLOS SARMIENTO
6 de julio de 2018 / 07:00 a. m.

ESPECIAL.- Luego del dramón presentado con Thanos y Los Vengadores, debía seguir algo más relajado, con mucho humor en pantalla, y Ant-Man y la Avispa cuenta con esa chispa que atrapa y entretiene al público.

La cinta se encuentra ya en todas las salas de cine del país. Y aunque su llegada no ha generado tanta expectativa como otras películas del Universo Marvel, este título es un respiro para el público después de la incertidumbre que generó entre sus seguidores el final de Infinity War.

Paul Rudd se pone nuevamente el traje del héroe ausente en Infinity, supuestamente debido al arraigo domiciliario que se ganó en la versión original del filme. Ahora, se verá en la necesidad de salir de su casa para arreglar algunos asuntos pendientes en el reino cuántico y de paso reencontrarse con los asuntos del amor.

Scott Lang (Rudd) tiene que lidiar con la responsabilidad de ser padre y superhéroe, y en este proceso, se ve en la necesidad de buscar al Doctor Pym (Michael Douglas) y con Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) para una nueva misión que no puede esperar.

Pero es Lilly quien sorprende como La Avispa, la cual se podría colocar como el personaje femenino favorito de muchas y muchos seguidores de la saga creada por Stan Lee, quien por cierto, tiene su cameo en una de las secuencias de acción de la cinta, cómo ya estamos acostumbrados.

La historia cambia con la llegada de Fantasma, villana que debuta en la secuela que dirige nuevamente Peyton Reed y encarna Hannah John-Kamen.

En esta producción también aparece Michelle Pfeiffer como la esposa de Henry Pym (Michael Douglas) y Michael Peña (quien interpreta a Luis), quien enriquece el humor y la comedia en el filme.
Esta entrega tiene trucos nunca antes vistos, acción de diferentes tamaños, como señala el director, pero lo más relevante es que se descubrirán secretos del pasado de los protagonistas y que la trama es una conexión a la próxima película de Los Vengadores.

¡No te la pierdas!

Calificación: ⭐⭐⭐⭐


alt