MILENIO DIGITAL
31 de diciembre de 2016 / 12:05 a. m.

ESPECIAL.- El mayor logro del cine mexicano en 2016 fue conseguir que 12 películas rebasaran los 700 mil espectadores, de las cuales en el top 3 se encuentran las cintas protagonizadas por Karla Souza, Martha Higareda y Bárbara Mori.

Respectivamente, son Qué culpa tiene el niño con 5.9 millones de espectadores, No manches Frida con 5 millones y Treintona, soltera y fantástica con 2.9 millones.

Le siguen La leyenda del Chupacabras, Compadres, Busco novio para mi mujer, Km 31-2, Desierto, El Jeremías, Me estás matando Susana, Macho y La vida inmoral de la pareja ideal.

“En términos del entorno nacional, en el número de películas que lograron superar ciertas cifras que eran tabú para el cine mexicano; es decir, las que alcanzaron medio millón, o más de espectadores”, declaró en entrevista Jorge Sánchez, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

En el balance anual preliminar, se prevé que 2016 se convierta en el año más taquillero de la historia del cine nacional, título que tenía 2013, año en que dos películas acapararon 80 por ciento de las ventas nacionales.

Nosotros los nobles y No se aceptan devoluciones fueron dos películas que acapararon la taquilla y en éste estamos hablando de 12 películas con esas cifras y que brindan diversidad de género. Antes de cerrar el año mantenemos ocho películas mexicanas en cartelera y eso es muy sano para la industria”, dijo Sánchez.

Los logros de las mujeres en el cine se ven también reflejados en el género documental, así lo aseguró Sánchez al decir que en dicho género hay una mayoría de mujeres directoras que saben desarrollar perfectamente sus historias.

Cada vez es mayor la presencia que tienen las películas mexicanas alrededor del mundo, ejemplo de ello son las relaciones consolidadas con dos de los festivales más importantes del mundo: Cannes y Berlín.

“La vida digital posibilita y amplía más nuestra participación a partir de que los programadores de los festivales tienen mayor acceso a lo que está sucediendo, pero también es debido a que el cine mexicano ha demostrado en los últimos años una fuerza muy especial que hace que los programadores y los directores le den un lugar preponderante.

“Estamos hablando de festivales como Cannes o Berlín donde hemos tenido en los últimos años premios importantes, también la diversificación de la producción y en el cine documental, es fuerte”, señaló Sánchez.

Este año cerrará con más de 80 estrenos contra 55 de 2015, mientras que 2017 se perfila con grandes producciones como Todos queremos a alguien, protagonizada por Karla Souza, y Cómo ser un latin lover, producida por Eugenio Derbez.