12 de febrero de 2013 / 02:13 p.m.

• El tercer ensayo nuclear de Corea del Norte generó hoy una fuerte condena mundial, que señaló violaciones a las normas internacionales y adelantó sanciones contra Pyongyang.

En la sede de Naciones Unidas en esta ciudad, el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, indicó en un comunicado que se trató de "una clara y grave violación a las resoluciones del Consejo de Seguridad al respecto".

Consideró el ensayo como un desafío a los llamados de la comunidad internacional para que se abstuviera de realizarlo, al tiempo que reiteró su llamado a que Pyongyang construya una relación de confianza con los países vecinos.

""El Secretario General está profundamente preocupado por el impacto negativo de este acto profundamente desestabilizador de la estabilidad regional, así como los esfuerzos globales para la no proliferación nuclear"", agregó.

El tercer ensayo nuclear de Corea del Norte fue un artefacto que explotó bajo tierra el medio día de este martes en un campo de pruebas del norte del país.

Expertos surcoreanos indicaron que se trató de una bomba con potencia de seis a siete kilotones, en una explosión controlada que resultó segura y perfecta, indicó a su vez Pyongyang a través de su agencia KCNA.

En Washington el presidente estadunidense Barack Obama consideró el hecho como ""un acto altamente provocativo"", que amenaza a la comunidad internacional y a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Aseveró también que tomará los pasos que sean necesarios para la defensa estadunidense y de nuestros aliados, de acuerdo a un comunicado de la Casa Blanca.

Por su parte la presidenta electa de Corea del Sur, Park Geun-hye hizo una condena severa y dijo que su gobierno no tolerará a una Corea del Norte armada "bajo ninguna circunstancia".

Advirtió a través de un comunicado, que la prueba nuclear es una amenaza grave para la península coreana y la paz internacional, que entorpece la confianza intercoreana y erosiona los esfuerzos para la paz.

China, tradicional aliado norcoreano, manifestó con "resolución" su oposición al ensayo nuclear, e indicó que el mismo fue realizado pese a la oposición de la comunidad internacional, de acuerdo a un comunicado del ministerio chino de Asuntos Exteriores.

Reiteró su posición a favor de la desnuclearización de la península coreana y en general a la proliferación de armas nucleares, además de que pidió a Pyongyang no tomar medidas que deterioren aún más su situación.

Demandó asimismo a toda las partes a responder con calma al ensayo y que el asunto sea abordado en el marco de las negociaciones a seis (China, Estados Unidos, Japón, Rusia y las dos Coreas).

A su vez el primer ministro japonés Shinzo Abe advirtió que el ensayo era una amenaza para la paz y la seguridad global y regional, así como un desafío al compromiso internacional para el control de armas y de la no proliferación nuclear.

Urgió también a que Corea del Norte respete las resoluciones de Naciones Unidas, y ratificó su compromiso a trabajar con China, Estados Unidos, Rusia y Corea del Sur para cesar su programa nuclear.

El jefe del gobierno japonés pidió de la misma manera una respuesta severa del Consejo de Seguridad de la ONU, que se reunirá este martes para abordar el tema.

— NOTIMEX