ALBERTO SANTOS | @ALBERTO_SANTOS
26 de noviembre de 2016 / 11:43 a.m.

MONTERREY.-  Una noche llena de nostalgia y gratos recuerdos fue lo que ofreció Enrique Guzmán a los regiomontanos.

El ícono del rock and roll retornó anoche a los escenarios en una gira formal, después de salir del hospital. Lo hizo en medio de una gran ovación de los presentes en el Auditorio Pabellón M.

Al ritmo de "Mi Corazón Roto" fue como arranco una velada que fue subiendo de tono y de energía.

"Te Seguiré" y "Más" fueron parte de los primeros temas que entregó al público. En éstos se le observó algo cansando y con una respiración agitada, algo que no importó a los presentes, quienes le aplaudían cada entrega.

"Monterrey y yo tenemos una relación muy especial. Yo venía todos los miércoles. Digo, quizá no se acuerden porque estaban muy pequeños", comentó Guzmán, provocando la risa de los presentes.

Vestido elegantemente de traje negro y corbata amarilla, el cantante se hizo acompañar por siete músicos y cuatro coristas, que lograron transportar a los presentes a la época de oro del rock.

El clásico sentido del humor de Enrique Guzmán sobresalió en todo momento. Se acercaba al público los saludaba y lanzaba algunos chascarrillos, mientras que también aprovechó para lanzar indirectas a algunos de sus amigos.

"Por este tipo de cosas es que Alberto me dice 'boleto', porque canto puros cachitos", comentó El cantante, provocando las risas de los presentes.

Al término de "Pensaba en Ti" una mujer del público le aventó su brasier, lo que llamó la atención del cantante, quien la invito a subir al escenario. Ahí, la extrovertida chica demostró que tiene tatuado el rostro del cantante en una de sus piernas.

"Popotitos", "Lucila", "Satisfaction" y "La Plaga" fueron parte del repertorio, que hizo saltar a los presentes de sus butacas a bailar.

"Anoche no Dormí", "Te Necesito" y "Payasito" fueron los temas con los que Enrique se despidió de los regios, esperando regresar pronto.