NOTIMEX
11 de septiembre de 2015 / 09:37 a.m.

Dallas.- El precandidato presidencial republicano Donald Trump “es una representación del odio que existe” en el mundo, afirmó la cantautora mexicana Lila Downs, quien añadió que lo preocupante es que “el odio siempre va a generar más odio”.

Trump “es una persona muy ignorante sobre quienes somos nosotros, en primera los mexicanos y en segunda todos los latinoamericanos”, indicó la cantante en entrevista al iniciar la noche del miércoles en Dallas una serie de ocho conciertos en Estados Unidos.

Downs, hija de una indígena mexicana y un profesor estadunidense, -razón por la que ha vivido tanto en México como en Estados Unidos-, promoverá aquí su más reciente álbum “Balas y Chocolate”, que salió en marzo, inspirado en la muerte y como “ofrenda a los difuntos”.

“Debería (Trump) de leerse algunas historias sobre lo que somos nosotros, porque tenemos mucha más riqueza cultural de lo que él supone y de lo que muchos estadunidenses creen”, señaló Downs, quien antes de iniciarse en el canto realizó estudios de antropología en la Universidad de Minnesota.

La candidatura de Trump “es preocupante, pero yo pienso que no va a llegar a más (...) Creo que la mayoría de los estadunidenses no comparten lo que dice, aunque hay personas que sí, desafortunadamente”, sostuvo.

La intérprete de temas como “Mezcalito” y “Zapata se queda” recordó que el tema de la migración la ha marcado en su vida.

“Es un tema que rompe mi camino como antropóloga y me dirige hacia la música de nuevo”, comentó al describir su regreso a México, luego de sus estudios profesionales en Estados Unidos.

Hija de una indígena mixteca, su infancia y adolescencia se enmarcó en buena parte en el entorno social de los migrantes de esa etnia que vienen a Estados Unidos, antes de decidir regresar a Oaxaca, su estado natal. “La migración es mi esencia, es quien soy”, indicó.

Downs dijo haber encontrado en la música una importante herramienta para expresar sus inquietudes sociales, referentes a temas como los migrantes, los derechos indígenas, las mujeres y muchos otros. “Siempre ha sido importante expresar mis ideas”, acotó.

Consideró que “llega el punto en que te preguntas en la vida: a qué vine yo, por qué nací, cómo nací, por qué soy del color que soy. Ha de haber algún motivo por el cual yo estoy aquí”.

“Es la pregunta que creo que todos nos hacemos en un momento de la vida y de ahí, me doy cuenta que hay cosas que son muy terribles entre nosotros y que hace falta cantarlas”, aseveró.

La canción, explicó, “me ha enseñado a odiar menos, porque yo odiaba también, yo odiaba mucho (...) compones y denuncias, y de ahí saco el odio y lo convierto en luz”, señaló la cantautora, quien se ha distinguido por su activismo social.

Afirmó que componer y cantar le ha permitido emitir un mensaje de lo que le preocupa como ser humano, “de lo que a mí no me deja dormir en ocasiones”, pero también “la música ha servido para alegrarme, porque soy una persona muy melancólica”, agregó.

Explico que en su más reciente álbum “Balas y Chocolate” ella y su esposo, el saxofonista estadunidense Paul Cohen, decidieron hacer una ofrenda a los difuntos.

“Cada canción que hemos escrito, hemos decidido expresar en estos momentos lo que tiene que ver con la reflexión de nuestro punto histórico como mexicanos, como latinos, como seres humanos (...) Es una reflexión y es una celebración”, refirió.

En el concierto ofrecido la noche del miércoles, en el “House of Blues” de Dallas, Downs derramó pasión, al interpretar las canciones de este álbum y al involucrar al público a entonarlas con ella.

Convocado por uno de sus músicos, el público le cantó también “Las Mañanitas” debido a que la cantante celebraba su cumpleaños número 47.

Downs cantó este jueves en Houston, antes de presentarse en los próximos días en Los Ángeles, Tucson, El Paso, Nueva York, Miami y San Francisco, como parte de su gira por Estados Unidos, que sigue a los conciertos que ofreció el mes pasado en Sudamérica y España.