23 de abril de 2013 / 10:30 p.m.

Washington DC -Baltimore • A las 13:07 hora local (17:07 hora GMT) la cuenta oficial de la agencia estadunidense Associated Press disparó las alertas al anunciar, vía Twitter, que dos bombas habían explotado en la Casa Blanca y que el presidente Barack Obama estaba herido.

"Alerta: Dos explosiones en la Casa Blanca y Barack Obama está herido", se pudo leer en la cuenta oficial de la agencia en Twitter, con unos 2 millones de seguidores.

La información, falsa, estuvo en la red sin ser desmentida directamente por AP durante tres minutos, hasta que Sam Hananel, de la redacción de la agencia en Washington, envió un nuevo tuit negando la información y asegurando que la cuenta de Twitter de la primera agencia de noticias de EU había sido pirateada.

Varios periodistas de la agencia y corresponsales en Washington se dieron la misma prisa en desmentir la noticia de las bombas en la Casa Blanca.

"Parece que la cuenta de AP ha sido atacada, así que cualquier cosa que se acabe de enviar (desde ella) es obviamente falsa", comentó sobre el incidente la corresponsal jefe de la agencia ante la Casa Blanca, Julie Pace, al comienzo de la rueda de prensa diaria del portavoz de Obama, Jay Carney, en la residencia presidencial.

A continuación, Carney anotó: "Puedo decir que el presidente está bien, acabo de estar con él". No obstante, Wall Street sufrió un serio desplome y no se recuperó del susto hasta unos minutos después de ese tuit de AP, algo que para los analistas demuestra la fragilidad de unas cotizaciones demasiado dependientes de algoritmos y comportamientos gregarios.

Los gráficos de los mercados muestran una auténtica caída en picada a partir de las 17:08 (hora GMT), tras divulgarse el falso tuit, de forma que en apenas dos minutos la Bolsa había perdido todas las ganancias del día.

El Dow Jones, por ejemplo, perdió más de 145 puntos al caer de 14,700 hasta alrededor de 14,550 unidades, que recuperó casi inmediatamente. Teniendo en cuenta el valor de 14.6 billones de dólares del S&P 500, la caída equivaldría a unos 136 mil millones de dólares.

Jonathan Krinsky, jefe de mercados de Miller Tabak & Co, declaró al diario The Wall Street Journalque "los movimientos iniciales parecen puramente emocionales y dirigidos por máquinas". Seth Setrakian, analista de First New York Securities, afirmó, por su lado, que vivimos en un mundo "en el que se actúa primero y se piensa después, donde ventas provocan más ventas".

Ese efecto dominó desencadenado por un simple tuit de pocas palabras, sin ser contrastado, es en su opinión muestra "del mundo dirigido por algoritmos en que vivimos".

La agencia AP, que asegura que en ningún momento su hilo de noticias se ha visto comprometido, ha reconocido que el ataque fue precedido por problemas de "phishing" en la red corporativa de AP, que intentan engañar a los usuarios para que provean contraseñas.

Paul Colford, responsable de relaciones con los medios de AP, afirmó que "por extremar la precaución" la agencia ha suspendido temporalmente todas sus cuentas de Twitter. El Syrian Electronic Army (SEA), un grupo favorable al líder sirio Bashar al Asad, reivindicó el ataque, después de haber pirateado previamente otros medios internacionales como la BBC, la CBS y Al Jazzera.

 — EFE