14 de mayo de 2013 / 11:43 p.m.

Ankara • El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó hoy la propuesta de Damasco de investigar de forma conjunta el atentado del pasado sábado que dejó 51 muertos en la localidad meridional turca de Reyhanli.

"Hay una administración ilegal en Damasco", aseguró Erdogan a la prensa poco antes de partir en una visita oficial a EU, por lo que "no hay ninguna autoridad con la que trabajar juntos".

Erdogan subrayó que Turquía no puede tratar con "una administración que su propio pueblo no reconoce" y que, además, "no van a reconocer que cometieron el ataque (de Reyhanli).

Poco antes, el ministro sirio de Información, Omran al Zubi, afirmó que si el Gobierno turco pedía "una investigación conjunta y transparente" entre ambos países, Siria no tendrá inconveniente en participar, según la agencia de noticias oficial Sana.

El mandatario turco partió hoy hacia EEUU, donde se reunirá el jueves con el presidente, Barack Obama, para hablar sobre la situación de Siria. "Vamos a hablar de qué tipo de medidas más activas podemos adoptar. Las medidas políticas adoptadas hasta el momento no han tenido ningún resultado", explicó Erdogan sobre lo que espera abordar en ese diálogo.

Turquía ha detenidos a nueve turcos por su presunta implicación en el doble atentado con coche bomba en Reyhanli, una ciudad de unos 60 mil habitantes situada en el sur de la provincia mediterránea turca de Hatay. Según Ankara, los detenidos tienen vínculos con los servicios secretos sirios, algo negado por el régimen de Bashar al Asad.

En concreto, el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, aseguró que detrás del atentado se encuentra una "vieja organización de orientación marxista" que tiene contactos con el gobierno de Asad.

Tras lo sucedido, Davutoglu solicitó que el Consejo de Seguridad tomara una actitud más decidida en Siria, mientras que Erdogan abogó por mantener la "cabeza fría" para no caer en el "sangriento lodazal" de Siria, sumido en un conflicto civil que se ha cobrado unas 70 mil vidas, según la ONU.

Turquía acoge a más de 300 mil refugiados sirios, la mayoría de ellos en campamentos distribuidos a lo largo de sus 900 kilómetros de frontera con Siria.

 — EFE