EFE
21 de julio de 2013 / 03:38 p.m.

Palma de Mallorca, España • Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han suscrito hoy un documento en el que, ante la preocupación por la abstención que puede haber en las próximas elecciones europeas, apelan a que los ciudadanos se conciencien de su importancia y voten en ellas.

Esta llamada, con la que quieren que contribuyan así a una reforma sólida de Europa. está recogida en la "Declaración de Mallorca", suscrita hoy por 16 ministros de Exteriores de países europeos reunidos desde ayer en Mallorca convocados por el jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, y el alemán, Guido Westerwelle, para analizar los retos que ante sí tiene la UE.

Margallo y Westerwelle han presentado en conferencia de prensa este documento, que recoge esa apelación para votar en los próximos comicios europeos.

"Aportad vuestro grano de arena para que estas elecciones se conviertan en un voto a favor de una reforma sólida y una agenda para el empleo", señala el texto, que destaca la necesidad de actuar de forma decidida en la UE para dejar atrás la crisis y que sus instituciones ganen en legitimidad democrática.

Una aspiración que reconocen que pasa por una mayor participación de los ciudadanos europeos y hacia la que creen que se ha de avanzar sin pausa tras los comicios de 2014.

Westerwelle ha considerado esenciales esas elecciones y ha destacado la necesidad de actuar para lograr que todos los países superen la crisis, porque ha dicho que ningún país europeo gozará de una posición positiva mientras haya otro socio comunitario que no la tenga.

En ese sentido, ha hecho una cerrada defensa de las reformas económicas, que ha reconocido que son una "medicina amarga", pero efectiva, y ha destacado su "admiración" por las que ha puesto en marcha el gobierno de Mariano Rajoy.

Margallo ha destacado la tarea que tienen por delante los ministros de Exteriores de la UE para reconstruir lo que ha denominado "el relato europeo" y explicar de forma detallada todos los beneficios que supone la pertenencia a la Unión Europea.

"Hay que explicar a los europeos que fuera de Europa no hay salvación, ya que ningún país, por grande que sea, puede hacer frente por sí solo a los desafíos políticos y económicos", ha recalcado el ministro.

Westerwelle ha rechazado la interpretación de que, con algunas de sus actuaciones, Alemania pueda ser vista como la nación que aviva discursos antieuropeístas y ha recordado el respaldo a las decisiones económicas de la UE por parte del Parlamento alemán y la contribución económica de su país a la solidaridad.

El ministro español ha resaltado la trascendencia que tendrá que se sigan dando pasos en la unión bancaria y superar las discrepancias puntuales que pueda haber entre algunos países. Margallo y Westerwelle han aprovechado la conferencia de prensa para expresar el respaldo de la UE al relanzamiento del diálogo de paz en Oriente Próximo y han asegurado que los Veintiocho lo apoyarán "con todos sus medios".

También han mostrado su total acuerdo con las decisiones que adopta la Unión Europea ante las noticias de que Estados Unidos ha realizado espionaje masivo a la UE y a ciudadanos europeos, una práctica desvelada en documentos del ex técnico de la CIA Edward Snowden.

La cumbre de Palma fue inaugurada ayer por Rajoy, y, hoy, los ministros participantes en ella han mantenido un desayuno de trabajo con el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en el Palacio de la Almudaina, en el que han analizado los ejes de la Declaración de Mallorca.