EFE
1 de junio de 2013 / 09:53 p.m.

Ginebra • La ONU denunció hoy que miles de civiles están atrapados en medio de intensos combates en la ciudad siria de Al Quseir y afirmó que unos mil 500 heridos necesitan ser evacuados de inmediato para recibir atención médica urgente.

En una inusual declaración conjunta, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, y la coordinadora de Socorro Humanitario de la ONU, Valery Amos, aseguraron que la situación en Al Quseir es "desesperada" y que tienen informaciones según las cuales barrios de civiles "siguen siendo atacados de forma indiscriminada".

Alertaron de que esta es sólo una de entre "otras graves violaciones a los derechos humanos y al derecho humanitario internacional" en Siria.

Pillay y Amos indicaron que no se sabe cuánta gente ha quedado atrapada en Al Quseir, después de que unos 10 mil habitantes lograran huir a otras ciudades de la zona, como Hasita y Al-Dumina, donde se han refugiado donde han podido, sobre todo en escuelas y edificios en construcción.

"Pedimos a todas las partes que detengan inmediatamente las acciones que puedan causar la muerte o daños a civiles y que permitan a éstos trasladarse a zonas seguras", declararon Pillay y Amos.

Para ello, precisaron, debe declararse un alto el fuego, de modo que las organizaciones humanitarias puedan evacuar a los civiles y suministrarles tratamientos de emergencia.

En el campo diplomático, Estados Unidos y Rusia intentan acordar las modalidades de una conferencia internacional sobre Siria que han convocado para este mes en Ginebra, en una fecha todavía por determinar.

Esa conferencia, en la que está previsto que participen representantes del régimen de Bachar al Asad y de parte de la oposición, tiene como objetivo conseguir que termine el conflicto en Siria.

Al Quseir ha sido el escenario de las matanzas más recientes perpetradas en Siria, donde las fuerzas armadas del régimen de Al Asad y los grupos rebeldes libran desde hace meses intensos combates por su control.

Esa localidad, situada al oeste de Siria y a una decena de kilómetros de la frontera con el Líbano, es considerada estratégica por ambos bandos.