31 de enero de 2013 / 02:18 p.m.

Un grupo de expertos de Naciones Unidas urgió hoy a Israel a cesar la construcción de asentamientos en los territorios ocupados palestinos y comenzar a "retirar de inmediato" a sus residentes, ya que viola la Cuarta Convención de Ginebra.

""Israel debe, en cumplimiento del artículo 49 de la Cuarta Convención de Ginebra, poner fin a toda su política de asentamientos sin condiciones previas"", cita el informe dado a conocer en Ginebra durante una rueda de prensa presidida por la jueza francesa Christine Chanet.

""Se debe iniciar inmediatamente un proceso de retirada de todos los asentamientos de los territorios palestinos ocupados"", afirmó.

Según el informe, los asentamientos diseminados por los territorios palestinos ocupados en donde viven un total de medio millón de israelíes, viola de manera flagrante los derechos humanos de los palestinos.

A raíz de que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas solicitó este informe, Israel montó en ira y su gobierno cortó toda comunicación con el organismo, incluso no se presentó el martes a el Examen Periódico Universal sin ofrecer ninguna explicación al respecto.

El informe, realizado por las expertas Christine Chanet de Francia, Asma Jahangir de Pakistán y Unity Dow de Botswana, subrayó que ""una multitud de los derechos humanos de los palestinos son violados en diversas formas y maneras debido a la existencia de los asentamientos"".

Estas violaciones son parte de un patrón general de infracciones que se caracterizan principalmente por la negación del derecho a la libre determinación y la "discriminación sistemática" contra el pueblo palestino que se produce a diario, señaló.

Desde 1967, los gobiernos israelíes han llevado a cabo abiertamente la planificación, la construcción, el desarrollo, la consolidación y el fomento de los asentamientos, recordó el reporte.

El informe indicó que los asentamientos se han establecido y desarrollado en beneficio exclusivo de los judíos de Israel.

Los asentamientos se mantienen y se avanza a través de un sistema de separación total entre los colonos y el resto de la población que vive en el territorio palestino ocupado.

""Hacemos un llamado al gobierno de Israel para asumir la plena responsabilidad por todas las violaciones de derechos humanos, poner fin a la política de impunidad y garantizar justicia para todas las víctimas"", dijo Asma Jahangir, miembro de la Misión de Pakistán.

El informe señaló que Israel está cometiendo violaciones graves de sus obligaciones en virtud del derecho a la libre determinación y el derecho humanitario.

Asimismo, concluyó que el Estatuto de Roma establece la competencia de la Corte Penal Internacional por el traslado de poblaciones en el territorio palestino ocupado, recurso que Palestina puede usar ahora que la ONU lo reconoce como Estado no miembro observador, según la experta francesa.

""La magnitud de violaciones relacionadas con las políticas de Israel de expropiaciones, desalojos, demoliciones y desplazamientos de tierra muestra la extensión de estas violaciones de los derechos humanos"", agregó.

""La motivación detrás de la violencia y la intimidación contra los palestinos y sus propiedades es alejar a las poblaciones locales de sus tierras, lo que permite ampliar los asentamientos"", valoró Unity Dow, miembro de la Misión de Botswana.

El informe destacó que las entidades privadas también han permitido, facilitado y se han beneficiado de la construcción de los asentamientos, tanto directa como indirectamente.

— NOTIMEX