EFE
9 de agosto de 2013 / 09:50 p.m.

Washington DC -Baltimore • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó hoy a los republicanos de la Cámara de Representantes a que sometan a voto la reforma migratoria tan pronto como regresen de su receso legislativo el mes próximo.

"Les urjo a que cuando regresen (del receso) hagan algo, presenten un proyecto de ley... y lo sometan a un voto", dijo Obama durante una rueda de prensa, en la que destacó los beneficios de la reforma migratoria en la economía y su preferencia por la versión que aprobó el Senado el pasado 27 de junio.

El encuentro con los periodistas de 53 minutos en el Salón Este de la Casa Blanca fue su primero desde el pasado 30 de abril, y en víspera de sus vacaciones de diez días en la isla de Martha's Vineyard en las costas de Massachusetts.

La de la reforma migratoria fue la última de las preguntas que Obama tomó de ocho periodistas, en un encuentro dominado por asuntos como la seguridad nacional y la lucha antiterrorista, el presunto espionaje de estadounidenses y la crisis diplomática con Rusia.

Obama citó como "prueba" de los beneficios de la reforma migratoria que ésta, según un informe reciente, aportaría a la economía un billón de dólares adicionales, y que la legalización de los inmigrantes indocumentados les permitiría comprar vivienda, fortaleciendo a ese sector.

La versión del Senado, continuó Obama, fortalece la seguridad fronteriza, y exige cuentas a empresas que contraten a indocumentados, entre otros elementos. Consciente de las críticas a la versión del Senado, el mandatario estadunidense insistió en que "hay pocos problemas humanos que se puedan resolver al 100 %".

En ese sentido, dijo que la creación del Seguro Social sacó de la pobreza a millones de ancianos "pero todavía hay algunos ancianos pobres" y tanto la Ley de Derechos Civiles como la del Derecho al Voto, "redujeron drásticamente la discriminación en EU pero todavía hay discriminación".

Aunque afrontan actos de protesta y presión de grupos proinmigrantes en todo el país durante el receso de agosto, los republicanos de la Cámara Baja han dejado en claro que no adoptarán la versión del Senado y que prefieren aprobar la reforma migratoria en medidas separadas y no de forma integral.