5 de agosto de 2013 / 05:38 p.m.

 La ley que habilita el matrimonio gay en Uruguay entró en vigor hoy tras su aprobación en abril por el Congreso, lo que convirtió al país en el segundo de América Latina luego de Argentina en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Según el director del Registro Civil, Adolfo Orellano, la primera boda gay se celebró en un hospital de Montevideo, ya que uno de los contrayentes se encontraba gravemente enfermo.

La unión fue 'in extremis', que se realiza cuando las condiciones de salud no permiten realizar el trámite normal que requiere una espera de unos diez días hábiles entre la inscripción y la inscripción, precisó Orellano.

La ceremonia se realizó a las 07:55 (10:55 GMT), luego de que los contrayentes presentaran un certificado que acreditaba la inminencia del riesgo de muerte de uno de ellos, agregó.

Además, Sergio Miranda y Rodrigo Borda, que conviven como pareja desde hace 14 años, se presentaron en las oficinas del Registro Civil poco antes del amanecer y esperaron unos minutos hasta que los funcionarios abrieran las puertas, para inscribirse y poder casarse.

""Podríamos haber hecho este trámite anónimamente, pero tomamos la decisión de hacerlo público para ayudar a naturalizarlo, para que la gente empiece a verlo con naturalidad"", dijo Miranda, un productor audiovisual de 45 años.

""Este es un día histórico para nosotros y para el país. Ya no va a haber ciudadanos de primera y de segunda. Esto va a ser visto en muchos países donde esta opción aún no es posible y ojalá ayude a que en otras partes se pueda vivir más libremente"", añadió por su parte Borda, de 39 años y licenciado en Artes Plásticas.

""Esto va a servir para que muchas personas puedan decir 'fuimos con mi novio a caminar por el parque' y no tener que inventar que tienen una amiga o algo por el estilo"", dijo Miranda.

""Existen personas que viven una doble vida constante. Por eso hacemos todo esto visible, para mostrar que se puede. Estamos en un país que ahora está con la cabeza muy abierta, se ve en la gente y en la calle"", acotó Borda.

De acuerdo con el director del Registro Civil, la inscripción, para una boda que todavía se desconoce cuándo será efectuada, fue ""absolutamente idéntica a la de toda la vida, el mismo expediente, los mismos trámites. Lo único que cambió fue la redacción, cambiaron los términos que antes se usaban: en vez de marido o mujer ahora se dice los contrayentes"".

— AGENCIAS