6 de agosto de 2013 / 04:55 p.m.

Los senadores estadunidenses Lindsey Graham y John McCain se entrevistaron hoy con el jefe del Ejército egipcio, Abdel Fatah al Sisi, y el vicepresidente para Relaciones Internacionales, Mohamed el Baradei, para tratar la crisis de Egipto.

McCain y Graham, que llegaron ayer a El Cairo para sumarse a los esfuerzos mediadores internacionales, intercambiaron sus puntos de vista sobre la situación actual del país árabe con Al Sisi, también titular de Defensa y viceprimer ministro.

Según la agencia estatal de noticias Mena, durante esta reunión se abordaron los esfuerzos desplegados hasta el momento para poner fin a la discordia y la violencia en Egipto.

Los reunidos afirmaron la importancia de seguir adelante con la hoja de ruta de la etapa transitoria, en la que deben participar todas las facciones políticas, sin ninguna exclusión.

A este encuentro acudieron, además, el jefe de Estado Mayor egipcio, Sedki Sobhi, la embajadora de EU, Anne Paterson, y otros altos responsables de las Fuerzas Armadas de Egipto.

Los senadores estadunidenses han viajado a Egipto por encargo del presidente Barack Obama, y se unen a las gestiones llevadas a cabo en los últimos días por el subsecretario de Estado de EU, William Burns, y el enviado especial de la UE para el sur del Mediterráneo, Bernardino León.

Todos ellos se reunieron hoy con El Baradei, quien reiteró que la prioridad de Egipto es garantizar la seguridad de los ciudadanos, preservar la estabilidad y alejarse de la violencia y del derramamiento de sangre.

El vicepresidente también destacó la necesidad de impulsar una reconciliación política global y aplicar la hoja de ruta para conseguir "un futuro democrático para Egipto".

Dicha hoja de ruta establece la reforma de la Constitución -actualmente suspendida y redactada por una asamblea dominada por los islamistas-, y la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales.

Está previsto que McCain y Graham se entrevisten también con el presidente interino egipcio, Adli Mansur, y el primer ministro, Hazem el Beblaui.

Los senadores republicanos tienen programado, además, mantener contactos con representantes de la Coalición Nacional de Defensa de la Legitimidad, integrada por varios grupos islamistas como los Hermanos Musulmanes, que apoyan al depuesto presidente Mohamed Mursi.

Egipto está dividido entre seguidores y opositores a Mursi, que fue derrocado por el ejército el pasado 3 de julio tras multitudinarias protestas los días anteriores que pedían elecciones presidenciales anticipadas.

EFE