17 de agosto de 2013 / 02:04 p.m.

El Cairo • Los enfrentamientos entre partidarios del presidente islamista derrocado Mohamed Mursi y las fuerzas del orden causaron ayer —“viernes de furia”— la muerte de al menos 83 personas y unas 300 heridas en Egipto.

Si bien barrios enteros de El Cairo se transformaron en verdaderos campos de batalla a lo largo de la jornada, durante la cual los partidarios de Mursi se movilizaron en todo el país, las manifestaciones cesaron casi en su totalidad una hora después de la entrada en vigor del toque de queda nocturno.

El gobierno egipcio instalado por el ejército aseguró que se enfrenta a “un complot terrorista malintencionado” de los Hermanos Musulmanes, para justificar la represión que ha causado más de 700 muertos en los últimos días, en su mayoría defensores de Mursi.

Ayer, los Hermanos Musulmanes llamaron a manifestarse “por millones” y “pacíficamente” en las calles de Egipto diariamente para denunciar “la masacre” del miércoles, que causó 638 muertos y más de tres mil heridos.

Por su parte, Tamarrod, movimiento que promovió las gigantescas manifestaciones que llevaron a la destitución de Mursi, instó a los egipcios a que formen “comités populares” para defender al país contra lo que denominan “terrorismo” de los Hermanos Musulmanes.

Los islamistas exigen la reposición de Mursi, quien se encuentra detenido en un lugar desconocido desde que fue derrocado por el ejército el tres de julio pasado.

Ante el clima de represión, varios países occidentales reiteraron su llamamiento a que se ponga fin de inmediato a la violencia.

El presidente de Francia, François Hollande, y la gobernante alemana, Angela Merkel, llamaron a la Unión Europea (UE) a celebrar una reunión urgente —a celebrarse este lunes— sobre las relaciones del bloque comunitario con Egipto.

Italia anunció que propondrá a la UE el cese de los suministros de armas a Egipto, al menos durante la vigencia del estado de excepción. España convocó al embajador de Egipto en Madrid para instar al gobierno de transición en el país árabe a levantar “lo antes posible” el estado de emergencia y a una pronta convocatoria de elecciones.

Alemania, Holanda y Dinamarca anunciaron además la suspensión temporal de programas de cooperación y proyectos conjuntos con el gobierno egipcio.

El gobierno de Brasil convocó ayer a consultas al embajador de Egipto en Brasilia, Hossameldin Mohamed Ibrahim Zaki, para manifestar su “consternación” por la grave situación en ese país y para recordarle que las autoridades egipcias son responsables por la seguridad de los manifestantes civiles.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, ordenó ayer el regreso a Caracas de su embajador en El Cairo y pidió la restitución en el poder de Mursi, así como el restablecimiento del orden constitucional en Egipto.

Egipto llamó ayer a consultas a su embajador en Turquía, horas después de que Ankara decidiera hacer lo mismo con su representante diplomático en El Cairo.

El premier turco, Recep Tayyip Erdogan, había condenado los desalojos por la fuerza de los seguidores de derrocado presidente Mursi y exigido un castigo para los responsables.

El rey Abdalá de Arabia Saudita proclamó, por su parte, su apoyo a las autoridades egipcias “contra el terrorismo” y advirtió del peligro de “injerencias” en los asuntos internos de Egipto.

:clavesMexicanos

-El embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes, informó que los mexicanos residentes y visitantes en ese país se encuentran bien y mantendrá comunicación estrecha con ellos ante cualquier complicación.

-"Son 205 mexicanos que viven de manera permanente en Egipto y se registran 52 visitantes en las últimas horas", indicó enentrevista radiofónica.

-El funcionario aclaró que hay un grupo de estudiantes entre los visitantes, pero esperan que la situación no se agrave tras las protestas y puedan regresar a México en condiciones más seguras.

AGENCIAS