10 de noviembre de 2013 / 03:38 p.m.

Madrid.- Madrid vive hoy el sexto día de una huelga en los servicios de limpieza, lo que ha ocasionado que la ciudad esté llena de desperdicios, de contenedores tirados, restos orgánicos y basureros repletos.

Ni las principales calles o zonas de esta ciudad, con gran afluencia de turistas, se salvan de los papeles, envoltorios, plásticos, bolsas, latas, botellas, colillas, pañales y restos de comida que se acumulan cada día más.

Los sindicatos Unión General de los Trabajadores (UGT), Comisiones Obreros (CCOO) y la Confederación General del Trabajo (CGT) convocaron desde el lunes pasado a una huelga indefinida en el servicio de limpieza viaria de Madrid.

Esto, después de que la patronal Aselip informó de que algunas de las empresas adjudicatarias del servicio presentarán expedientes de regulación de empleo para despedir a más de mil personas de las más de seis mil que trabajan en dichas concesionarias.

Medios españoles señalaron que todas las empresas concesionarias tienen detrás a grandes constructoras como OHL, Cespa (de Ferrovial), Alfonso Benítez (FCC), y Valoriza (Sacyr Vallehermoso), que ganaron los concursos para la limpieza viaria de la capital desde el 1 de agosto.

Este sábado, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, pidió a tres de las cuatro empresas concesionarias del servicio de limpieza de las calles y mantenimiento de jardines de la ciudad que terminen el conflicto laboral.

Botella recordó a los representantes de las empresas que tienen la obligación de cumplir sus obligaciones contractuales y que el Ayuntamiento de Madrid velará por que eso sea así.

Para enfrentar la huelga, el Ayuntamiento estableció unos servicios mínimos del 40 por ciento de los trabajadores a pie de calle para el Servicio de Limpieza y el Servicio Especial de Limpieza Urgente (SELUR).

Asimismo, del 25 por ciento para el mantenimiento de zonas verdes y conservación de áreas infantiles, de mayores y para el mobiliario urbano.

Notimex.