15 de enero de 2013 / 03:17 p.m.

La Habana • La bloguera opositora Yoani Sánchez figuró entre los primeros cubanos que tramitaron sus pasaportes, por primera vez en medio siglo, sin requerir la “"tarjeta blanca"”, el permiso especial del gobierno, eliminado por la reforma migratoria estrenada ayer.

“"Debo esperar 15 días hasta tenerlo (el pasaporte), pero ya me han dicho que sí podré viajar"”, escribió la bloguera en Twitter. Las nuevas disposiciones liberan la posibilidad de viajar como parte de los cambios iniciados en 2008 por el presidente Raúl Castro.

Sánchez recordó que hasta ayer el gobierno le había negado la salida en “"una veintena de ocasiones"”.

También el disidente y psicólogo Guillermo Fariñas informó desde Santa Clara (centro) que las autoridades le comunicaron que podía viajar cuando quisiera.

Fariñas dijo a la prensa que dos oficiales lo visitaron en su casa y “"me informaron, de parte de su mando superior, que yo podía viajar cuando quisiera habilitando mi pasaporte (...) porque esa era la nueva ley migratoria"”.

En tanto, Berta Soler, líder del grupo Damas de Blanco, dijo que espera que el Parlamento Europeo la invite a Estrasburgo a recoger el Premio Sajarov, concedido en 2005 a esa organización opositora.

Desde ayer, los cubanos solo requieren el equivalente a 100 dólares para adquirir el pasaporte y la visa correspondiente para viajar a cualquier país, y tienen hasta dos años prorrogables para radicar fuera de la isla sin perder sus derechos como ciudadanos cubanos.

Solo requerirán autorización de viaje los dirigentes estatales, militares y profesionales que se desempeñen en sectores “"claves"”, así como deportistas de alto rendimiento y entrenadores, a fin de evitar el “drenaje de cerebros"”.

El gobierno también se reserva el derecho de no autorizar algún viaje por razones de seguridad nacional, según la nueva norma.

En tanto, representantes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del gobierno colombiano reanudaron sus conversaciones en La Habana, con el reclamo por separado de “acelerar” un acuerdo de paz.

“"En lugar de tanta retórica, empecemos con propuestas concretas para discutir esta temática a ver cómo avanzamos"”, dijo Iván Márquez, jefe negociador de las FARC, al ingresar al Palacio de Convenciones en esta capital.

El delegado del gobierno, Humberto de la Calle, se expresó en un sentido similar.

Las conversaciones comenzaron el 19 de noviembre, tuvieron un alto el 21 de diciembre y están centradas aún en el tema agrario.

MANUEL JUAN SOMOZA